Europa League – Valencia 3 – 0 Brujas

Increíble lo visto ayer en Mestalla. 50.000 personas y 11 jugadores lo dieron todo para el pase en la Europa League. La gente estaba sentándose en sus localidades cuando Mata hizo el primero a los 19 segundos. Dos toques y primer gol que acercaba al equipo local al pase a octavos. Parecía que iba a ser fácil, pero nadie contaba con la figura de Stijnen. Emery sacó un equipo con la delantera magnífica de siempre pero con una defensa que por fin parecía el muro infranqueable que fue.

Dominio valencianista durante todo el partido y un sin fin de ocasiones que animaba a los espectadores. Magnífico el trabajo de Marchena y Albelda defensivamente, el de Joaquín y Pablo desbordando, Miguel sumándose al ataque como lateral izquierdo… El único más apagado fue Villa, muy escorado en banda en la primera mitad dejando su posición de delantero centro a Zigic, y en la segunda mitad haciendo un trabajo de desgaste.

El Brujas sólo apretó en la segunda mitad, pero César dio una seguridad que ahora mismo no da Moyá, y atajó cualquier peligro. Con todo esto, el partido llegaba a la prórroga . Los jugadores su unían en un círculo para unir fuerzas mientras los aficionados animaban sin cesar. Y entonces emergió la figura de la noche. Pablo Hernández provocaba el júbilo de los asistentes al partido al marcar en el minuto 7 de la primera mitad de la prórroga y volverle a hacer en la segunda mitad para cerrar definitivamente el partido. Mestalla coreaba su nombre y hasta hacía la ola para aliviar las tensiones acumuladas durante todo el partido. Mención especial para el árbitro y sus cuatro asistentes, que no supieron nunca como llevar el partido. Parece mentira que la Uefa incluya asistentes de fondo cuando únicamente actuaban como muñecos. Finalmente, clasificado para la siguiente ronda donde se medirá al Werber Bremen.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *