La falta de puntería hace que el Celta se apunte al drama

El Celta, como acostumbra, mostró ayer todas las caras de este magnífico deporte: espectáculo, sufrimiento y desolación. Estos son únicamente tres de una larga lista de sustantivos que podrían definir el partido de los vigueses ante el Betis.  Y es que parece que al Celta no se le pueden pedir 90 minutos al mismo ritmo, ya que el primer tiempo fascinó a los pocos que se desplazaron ayer a Balaídos. Y luego, como de costumbre, los cogió de los cielos para bajarlos al infierno en el que parece se sienten más “agustito”. Un empate este, que no sabe a poco, sabe a problemas con la permancia un año más.

El Celta dominó por completo al Betis en la primer tiempo, con un primoroso juego y oportunidades de sobra para cerrar el partido. Y pagó el esfuerzo, y los nervios, en la segunda. López Garai anotó su primer gol esta temporada para adelantar a los suyos y Jonathan Pereira empató a falta de dos minutos para el descanso. Un tiempo para cada equipo y un empate que no satisface a los célticos, que merecieron más.

Dominó el Betis en el arranque, con pausa en el centro del campo y balones interiores hacia los desmarques de ruptura de los jugadores de segunda línea. Se rehizo el Celta, con una fuerte presión arriba, con decisión, y comenzó a desactivar al cuadro andaluz. Los celestes empezaron a llegar con claridad, a agobiar al rival. A los 16 minutos, el colegiado anuló un tanto a Cellerino por fuera de juego tras asistencia de Trashorras.

A los 20 minutos el lucense probó a Goitia con una falta lejana que el meta atrapó sin problemas. Dos minutos después, jugada ensayada y gol celeste. Trashorras botó un saque de esquina hacia el pico del área, donde López Garai, recibió solo, controló y lanzó con fuerza a puerta. Goitia logró tocar el cuero, pero no evitar el primer gol de la temporada del medio centro céltico.

Y tres minutos después, Roberto Lago a punto estuvo de aumentar la ventaja del Celta con un lanzamiento desde fuera del área que salió muy cerca del palo izquierdo del portero rival. Vasco también se sumó al festival de oportunidades. A los 29 minutos, no acertó casi en la línea de gol tras un gran pase de Roberto Lago.

Los vigueses, con un buen fútbol, con determinación y hambre, dominaban con claridad al Betis, que apenas disponía de espacios para combinar y sufría para frenar las acometidas celestes. La mejor ocasión la tuvo Cellerino a falta de 7 minutos para el descanso. Ante el portero, con Trashorras al lado, la envió fuera. Goitia se lució en la siguiente jugada al desviar con una gran parada un disparo de Trashorras desde un lateral del área.

El Celta, con un fútbol fantástico, había desmantelado al Betis en esta primera mitad, y desperdiciado ocasiones para disfrutar de una cómoda ventaja, la que por su juego merecía.  Iago Aspas también dispuso de un mano a mano a los 42 minutos… y uno después, Jonathan Pereira, en el primer remate a puerta del Betis, acertó a marcar tras una gran jugada de Emaná. Durísimo golpe para un Celta que había mostrado una superioridad absoluta, pero que, una vez más, había perdonado arriba y encajado en el único remate del rival.

A los de Eusebio les tocaba en el descanso digerir, rehacerse, regenerar su ánimo tras su gran primera mitad y la falta de productividad de su juego y su superioridad. Comenzó la segunda, como el partido, con dominio bético, aunque sin apuros para Yoel salvo en una gran aparición de Jonathan Pereira que acabó con despeje de la zaga.

Y como en el arranque del partido, el Celta fue recomponiéndose, ajustando la presión y entrando en el choque, aunque las fuerzas estaban ahora más igualadas. El Betis llegaba con peligro cuando robaba y al Celta le costaba más crear oportunidades. Los andaluces, con Emaná en todas partes, asustaban y los célticos estaban más imprecisos, nerviosos, que en la primera mitad.

El encuentro estaba en el último cuarto de hora totalmente abierto, aunque el Celta mostraba claros síntomas de cansancio y le costaba llegar a la zona de peligro. Incertidumbre, nervios, miedo y… finalmente tablas que no hacen justicia al fútbol celeste, que en la primera mitad debió traducirse en una amplia ventaja. Pero que  es justo castigo por su insolencia y falta de gol en la segunda parte. Este equipo necesita pegada, gol…un “killer”.

1-Real Club Celta de Vigo: Yoel, Vasco (Sergio Ortega, min. 78), Noguerol, Túñez, Roberto Lago, Bustos (Michu, min.72), López Garai, Trashorras, Iago Aspas, Botelho (Danilo, min.57) y Cellerino.

1-Real Betis Balompié: Goitia, Damiá, Melli, Arzu, Fernando Vega, Capi (Caffa, min.83), Mehmet Aurelio (Iriney, min.53), Emaná, Carlos García, J. Pereira y Sergio García (Rodri, min.15).

Goles: 1-0, min.22: López Garai; 1-1, min.43: Jonathan Pereira

Árbitro: Ontanaya López, del colegio Castellano-Manchego. Amonestó al céltico  Vasco y a los visitantes Carlos García y Arzu.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *