El Inter deja al Barça sin la final soñada

El Inter consigue el pase para la final de la Champions a pesar de la victoria del Barça (1-0) y será el rival del Bayern de Munich el próximo sábado 22 de mayo en el Santiago Bernabeu. El Barça no encontró la llave para poder abrir el cerrojo italiano que planteo el técnico Mourinho. Sin embargo, los culés contaban esta vez con una afición que estuvo de diez.

Cando los jugadores saltaron al campo, el Camp Nou se convirtió en un mosaico formado por 90.00o cartulinas azulgranas. Con el lema “Remontaremos” la afición creía que era posible eliminar al Inter y conseguir así la tan ansiada presencia de la afición azulgrana en el Bernabeu.

Era de esperar que el Inter se replegase atrás e intentase frenar el vendaval azulgrana. Sin embargo, los de Pep lograron un dominio absoluto del balón pero no se conseguía poner al portero Julio Cesar en aprietos en ningún momento.

Messi, que estuvo desaparecido durante prácticamente todo el partido lo intentaba con un disparo desde la frontal del área que se marchaba por poco por la derecha de la portería.

Pedro era el único que parecía causar estragos entre la “telaraña” italiana que montó Mourinho ayer. A pesar de que el Barça era el único que quería jugar no conseguía ni siquiera chutar a portería. La expulsión de Motta después de poner el brazo en la cara de Sergio Busquets parecía poner la remontada más cerca. Pero el Inter seguía fiel a su juego.

Con el resultado de 0-0 se llegaba al descanso. Durante la segunda mitad más de lo mismo, el equipo azulgrana dominaba pero no materializaba. La afición empezaba a desesperarse y comenzó a animar de nuevo, y es que no hay que olvidar lo que estos jugadores han hecho por el escudo del Barça. Con Piqué y Bojan como delanteros centros el Barça iba a la desesperada buscando un gol que pudiese romper al Inter. Xavi ve el único hueco de todo el partido y pone un balón en profundidad a Piqué que tras un magnífico recorte de espaldas bate con un tiro raso a Julio Cesar y la defensa del Inter.

Fue entonces cuando el estadio entero se vino arriba y pudo haber sido una noche mágica si minutos después no se hubiese pitado mano de Keita en un gol anulado a Bojan.

Tras la finalización del partido los jugadores del Inter saltaron al campo para celebrarlo ante el rostro desconsolado de miles y miles de azulgranas que poco a poco van siendo conscientes de lo difícil que es conseguir seis títulos en un mismo año. La nota polémica la puso la bronca entre Victor Valdés y Mourinho ya que el portugués incitó a la afición culé con gestos provocadores y que no son para nada propios de un profesional del fútbol.

1 Comentario

  1. Sainz

    29/04/2010 a las 23:55

    Una pena la verdad, el Inter no vino con el autobus sino que vino con un trailer de 8 ejes.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *