Celta y Girona luchan por la tranquilidad

Una victoria de los vigueses frente al Girona dejaría a los célticos muy cerca de la ansiada permanencia.

Tras superar el choque frente al Cádiz, el Celta tiene la obligación de no desaprovechar la oportunidad de la que dispone esta tarde ante el Girona. Es una inmejorable ocasión para reconciliarse de una vez por todas con la afición y conseguir la tranquilidad necesaria para afrontar un final de liga, que sin estos tres puntos puede ponerse muy cuesta arriba.

El principal problema de los celestes durante esta temporada ha sido la falta de regularidad y los incomprensibles cambios de actitud de un partido a otro, ganando a equipos muy fuertes y regalando puntos ante escuadras con inferioridad numérica. En Vigo se espera que las estadísticas se puedan romper ganando seis puntos consecutivos en casa, objetivo que no se ha logrado en toda la temporada.

En cuanto a la convocatoria de los olívicos destacan:  la ausencia del lateral Botelho que durante el último partido de liga se encaró con Eusebio tras su cambio y las reapariciones de Roberto Lago y Falcón que vuelven de sendas lesiones. El once previsible ante el Girona será el mismo que venció al Cádiz con la presencia del lateral y el portero recuperados.

El rival de los vigueses llega mermado en lo extradeportivo pero convencido de lo que se puede hacer en el campo, demostrando durante toda la temporada que la permanencia es posible, cuando todo el equipo está concienciado. Además, los visitantes llegan sin Tortolero y Gerard, dos jugadores muy importantes  en la columna vertebral del equipo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *