Punto agridulce

El Barça no pudo pasar del empate a uno frente al equipo ruso del Rubin. Son de sobra conocidos los planteamientos defensivos que el equipo que dirige Berdyen utiliza cuando su rival es el FC Barcelona. De nuevo los de Pep se encontraron en el campo con un equipo rocoso y cerrado atrás. La presencia de Carlos Eduardo, Martins y Kasaev en el banquillo dejaban claro el esquema defensivo ruso.

El Barça se hizo con el dominio del balón, pero hay ocasiones en las que sólo esto no basta. El primero en intentarlo fue Pedro que tras un gran pase de David Villa estrella el balón en el poste. Era el primer aviso de los de Guardiola, que en esta ocasión jugaba con Sergio y Mascherano en el mediocampo defensivo. Tal vez esa fue una de las claves de que el Barça no encontrase movilidad arriba. Villa intentaba tirar del carro y tras un centro de Busquets, el guaje consigue empalmar una volea que se pierde por la meta rusa.

El Rubin, que hasta el momento no había apenas creado peligro tuvo su ocasión más clara en una internada de Kaleshin, pero Alvés cometió falta dentro del área y el árbitro Cakir señaló la pena máxima. Noboa no falla y anota el 1-0 (Min. 29)

Fue entonces cuando el Barça pareció despertar de su letargo y empezó a buscar el gol del empate.  Pedro lo siguió intentando pero estuvo chafado de cara a puerta.  Con el resultado de 1-0 favorable al Rubn se llegó al descanso.

El Barça iba a pagar al Rubin con la misma moneda. En el minuto 59 Andrés Iniesta es derribado por la defensa rusa y el árbitro señala de nuevo penalti. Villa sería el encargado de materializar el tanto con un disparo raso y ajustado al palo izquierdo del portero. Era el empate a uno. Guardiola decidió entonces que era la hora de dar entrada a Leo Messi que se mostró muy activo durante todo el partido. De los nueve disparos a puerta que hizo el Barça en el segundo tiempo, cinco de ellos salieron de las botas del argentino. En los compases finales del encuentro el Barça lo siguió intentando. Villa, Pedro e Iniesta estuvieron a punto de marcar sobretodo este ultimo con un disparo desde lejos que se fue rozando la escuadra. Sin embargo el susto en los últimos minutos lo puso Martins con un cabezazo al poste.

Empate a uno que deja un sabor agridulce para los azulgranas que volvieron a deslumbrar con su juego pero no consigue traspasar el muro ruso que de nuevo volvió a quedar en pie.

1 Comentario

  1. Sainz

    29/09/2010 a las 20:43

    Este equipo ruso parece que se le atraganta al barsa. Me alegro de la vuelta de Messi, parece que ya esta totalmente recuperado.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *