El Real Madrid hace los deberes y ya espera al FC Barcelona

El Real Madrid se impuso por 0-1 al Málaga en su visita a La Rosaleda gracias a un nuevo gol de Karim Benzemá que le sirve para avanzar a los cuartos de final de la Copa del Rey.

El encuentro comenzó con el Málaga muy enchufado y buscando el gol desde el primer minuto. Van Nistelrooy, Seba Fernández y Eliseu ponían en jaque a la defensa blanca y encendían las alarmas en el aficionado madridista. El Madrid tenía el balón pero la claridad y la fluidez brillaban por su ausencia. Más aún cuando coinciden Lass y Khedira por delante de Xabi además de un Kaká que otra vez pasó por un campo de fútbol como alma en pena. Así, el Málaga estaba muy cómodo. Tras robar, Cazorla se ponía al mando y buscaba amplitud donde Eliseu creó muchísimo peligro. El conjunto dirigido por José Mourinho, una de las apuestas por la Copa, tuvo su primera ocasión en el minuto 39 por medio de Khedira, que encima cayó lesionado. La lesión del alemán dio lugar a la entrada de su compatriota Özil y esto cambió el partido. El ‘10’ blanco sigue demostrando que, sin estar a su mejor nivel, ofrece mucho mejor rendimiento que el bueno de Kaká. De este modo, en seis minutos el conjunto blanco disfrutó de un peligroso acercamiento y de una ocasión clara a remate de Sergio Ramos de cabeza. Los blancos crecían y el Málaga comenzaba a sufrir en exceso.

En la segunda mitad el escenario del encuentro no difería en exceso del último tramo del primer acto. Marcelo entró por Kaká y la fluidez, sobre todo a la contra, volvió a aparecer y, con ello, el carrusel de ocasiones. Cristiano, otra vez apagado, tuvo la mejor de cabeza ante la que respondió de manera brillante Willy Caballero. Higuaín marcó en fuera de juego para posteriormente ser sustituido por Benzemá. El francés, que sigue siendo una de las apuestas por el pichichi en este Real Madrid, tres minutos después de su entrada puso el 0-1 en el marcador con la inestimable colaboración de Willy Caballero que pasó de héroe a villano malagueño en pocos minutos. Sin embargo, el guardameta argentino se volvió a enfundar el traje y la capa para mantener con vida a los suyos tras realizar otra gran intervención a remate de Sergio Ramos, pero de poco sirvió. Los últimos minutos de partido nos dejaron una tan tonta como innecesaria expulsión de Arbeloa y un remate de Toulalán con el tiempo cumplido que no alteraron el destino final de la eliminatoria.

De este modo, el Madrid certifica su clasificación a los cuartos de final donde seguramente les espere un FC Barcelona que debe cumplir el trámite de pasar ante Osasuna. El Málaga, por su parte, debe centrarse en la Liga y demostrar que realmente es un equipo capacitado para estar arriba y luchar por puestos europeos.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *