Villa trabaja a destajo para reengancharse al tren de la Eurocopa

Se atisba luz al final del túnel para David Villa. A punto de cumplirse el cuarto mes desde que se rompiera fortuitamente la tibia, las noticias son muy halagüeñas. Los plazos se van cumpliendo y pronto se le verá trotando por los campos de entrenamiento de la Ciudat esportiva Joan Gamper.

Se encuentra en la fase final de la rehabilitación. El de Tuilla no ha descansado ni por Semana Santa. Vive en una lucha constante contra el reloj porque no quiere perderse la cita con la Eurocopa. Del Bosque le esperará hasta última hora, pero necesita pistas sobre su estado real más allá de lo que recoja la prensa catalana y nacional. Hay veces que una imagen vale más que mil palabras.

El Guaje colgó hace unos días una instantánea junto a Sergio Busquets y dos preparados del club en la cima de La Mola en su cuenta de Twitter. En el día libre concedido por Pep Guardiola; Villa y sus tres acompañantes culminaron una caminata a más de 1.000 metros de altitud, signo inequívoco que dentro de poco volverá a ser una apuesta tanto para el Barcelona como para la selección española. Ya avisó nada más salir del quirófano que estaría listo para la final de Múnich. Si el equipo se clasifica podría ser la sorpresa en la alineación como lo fue en la pasada edición de la Champions Eric Abidal.

La pierna responde positivamente a los progresivos esfuerzos que, bajo el cuidado de los servicios médicos, va sometiendo a la parte dañada en las semifinales del Mundialito de clubes. En las previsiones del delantero está jugar el mes de mayo a pleno rendimiento. Quiere probar al seleccionador que debe incluirle en la lista de 23 por algo más que los galones acumulados antes de su lesión.

Entre sus apuestas deportivas, destaca su instinto asesino dentro del área. En todo caso descansa hasta que se activa. Él tendrá una media de cuatro o cinco partidos para hacerlo, suficientes para el máximo goleador de la historia de España.

Durante su ausencia la Selección ha experimentado un pequeño cambio generacional. La delantera de la Eurocopa (2008) y el Mundial (2010) no parece que se repetirá en Polonia y Ucrania. Se peleará por Torres por el último billete en el frente de ataque, toda vez que Llorente parece seguro y Negredo, Soldado, Adrián y Muniain lo harán por el otro.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *