Villa acelera para llegar a la Eurocopa

Con la sensible baja de Carles Puyol todavía coleando se busca una forma reflotar la ilusión de un grupo tocado ante la ausencia segura de uno de sus líderes junto a Xavi y Casillas.

En el seno técnico de la RFEF se piensa que el antídoto contra la depresión podría ser David Villa, jugador que siempre ha cumplido como la mejor de las apuestas en partidos internacionales. Hace dos semanas que el Guaje ya toca y es posible que tenga minutos antes de la Copa del Rey con vistas a su llamamiento para la Eurocopa. En el calendario del Barcelona sólo hay una cita confirmada con el Betis como prólogo a la Liga BBVA este fin de semana. Eso implica 15 días sin ritmo de competición hasta la final contra el Athletic de Bilbao.

Por eso Pep Guardiola tiene en mente varios amistosos entre tanto. El mayor beneficiado por la modificación de la agenda será el delantero asturiano. Su margen de tiempo para convencer a Del Bosque se ampliaría con más encuentros en el horizonte. En cualquier caso, desde el club culé se muestran muy prudentes sobre la presencia de su jugador en Polonia y Ucrania. De momento va cumpliendo a pasos agigantados con los plazos del cuerpo médico y no quieren una recaída en el tramo final que le haga retroceder hasta el principio del túnel.

Desde la Selección el mensaje es el mismo como ha transmitido Del Bosque y más reciente Iker Casillas. Sin embargo, la sola presencia del siete catapultaría las opciones de la Roja en la reconquista del título. Hablar del Guaje es hablar de apuestas seguras o del máximo goleador de la historia de España y del Pichichi de la pasada edición en Suiza y Austria.

Además en una temporada muy comprimida y sin apenas descanso, especialmente para sus compañeros del Barcelona y del Athletic, por la mala planificación de la RFEF él podría aportar la frescura que le faltará a otros habituales. Lo que no quiere el jugador es crear un agravio comparativo con otros que pudieran quedarse en casa cuando han hecho méritos suficientes. Sólo viajará si cree que el verdadero Villa está de vuelta, es decir, que no ha perdido el instinto asesino dentro del área.

Del Bosque tampoco es partidario que se repitan malas experiencias pasadas. A Sudáfrica se llevó a Torres por nombre y para no romper la unidad del grupo sin que el Niño mostrara nunca su mejor cara en aquel torneo. Anteriormente ocurrió con Luis Aragonés y Raúl. El por entonces capitán de la Selección fue incluido en la lista para el Mundial de Alemania (2006) recién salido de una grave lesión y en plena competición el Sabio se dio cuenta que el madridista no estaba a su mejor nivel.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *