La operación salida se atasca

Como cada verano a las puertas del Santiago Bernabéu se produce una pequeña caravana por la reticencia de los descarte en abandonar el Real Madrid. Tradicionalmente los contratos en Concha Espina superan con creces el sueldo que el resto está capacitado a pagar.

De esta manera, de forma cíclica los prescindibles ponen las cosas difíciles al club para forzar una carta de libertad o en el peor de los casos quedarse un año en blanco, pero con muchos números en la cuenta corriente. Este verano los implicados en la conocida como operación salida son Altintop, Lass, Carvalho y Gago.

De los cuatro el único que parece verdaderamente interesado, según los bonos de apuestas, en dar prioridad a lo deportivo sobre lo económico es el turco. Ya durante la temporada pasada tuvo un gesto altruista poco común en la alta competición. Aterrizó en la capital de España lesionado y se negó a ver un euro hasta que fuera útil para Mourinho.

En cualquier caso, su aventura en el Madrid no ha sido como esperaba. Lo cierto es que cuando jugó no decepcionó, pero tiene demasiada competencia por delante como para contar con los minutos que a él gustaría. Su futuro parece ligado al Galatasaray. Llegó gratis y en su caso es el Madrid quien quiere hacer negocio. No le dejarán salir con la carta de libertad para compensar así parte de su ficha.

Sin duda las historias más peculiares son las de Lass y Carvalho. Al francés Mourinho le concedió un indulto después autodescartarse para negociar un futuro mejor. La apuesta no salió como pensaba y a última hora reculó para quedarse.

Tuvo sus ocasiones hasta que se separó del grupo, alegando molestias de dudosa índole tras varias sustituciones que no le gustaron. Ahora juega con el club nuevamente. Le resta un año de contrato y no le importaría cumplirlo si el Madrid no le deja salir totalmente gratis.

Por su parte, Carvalho era uno de los ojitos derechos de Mou hasta el punto que pidió su renovación automática hace un año por estas fechas. Después llegaría su encontronazo en Portugal con Bento y Pepe y las lesiones. Nunca más se supo de él y el Madrid no sabe cómo desprenderse de un jugador con 34 años y sin pretendientes.

Gago ha cuajado una gran temporada en la Roma y la idea del equipo italiano es contar con él para el futuro, pero no a cualquier precio. El Madrid debe rebajar sus pretensiones si quiere sacar algo por el argentino porque también le resta un año de vinculación con la casa blanca.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.