Jaime da alas al Betis

El partido que cerraba la cuarta jornada liguera se decidió por un error del guardameta pucelano, que regaló el gol de la victoria a Rubén Castro en el minuto 89 de partido.

El encuentro parecía avocado al empate cuando Jaime, de manera incomprensible, regaló un balón franco al delantero canario del Betis, que no perdonó. Realmente el Valladolid fue el que mereció ganar el encuentro. Si en el fútbol en vivo la justicia existiera hubiera otorgado la victoria a los locales.

Y es que los de Djukic llevaron el peso del partido, continuando con la línea de buen fútbol de las primeras jornadas. Ebert y Óscar llevaban muchísimo peligro a la portería defendida por Casto mientras que el Betis buscaba las contras para intentar sorprender a la defensa vallisoletana. Rubén Castro era la punta de lanza verdiblanca pero no fue hasta el 89 cuando recibió su premio a la insistencia.

Antes, sobre todo Ebert tuvo opciones de batir a Casto con un remate que el guardameta verdiblanco envió el balón al larguero. El propio jugador alemán era el más activo de los pucelanos. Dos grandes balones al segundo palo que Omar Ramos y Alberto Bueno no fueron capaces de aprovechar fueron las mejores ocasiones que tuvieron los locales. Así, cuando las apuestas ya atisbaban un final sin goles un contraataque del Betis que acabó con un pase desde la banda sin aparente peligro llegó a las manos de Jaime y éste, incapaz de atajar el mismo, le sirvió el esférico en bandeja a Rubén Castro que no perdonó.

Así, Betis y Valladolid se quedan con seis puntos cada uno aunque los de Pepe Mel tienen un partido pendiente que les podría colocar con tres puntos más que ahora mismo les colocaría en Champions.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.