Curva nord, ¿Negocio o sentimiento?

La Curva Nord Mario Alberto Kempes, más conocida como CN10, fue fundada el 9 de julio de 2011 por las peñas Gol Gran y Ultras Yomus. Desde entonces, muchos han sido los problemas que rodean a la grada jove. Cuando no hay peleas entre algunos miembros radicales de la Curva con ultras de otros equipos, hay escisiones entre miembros de la curva, cuando no se deja de animar, no se aclara absolutamente nada en las asambleas. Por ello, tras la inesperada dimisión de Paco Rausell como presidente de la CN10, ahora portavoz de ésta, se van a emprender unas nuevas elecciones en las que destaca el bloque CN10Club, que pretende establecer los buenos hábitos, eliminar la corrupción y la embaucación y evitar que la Curva se convierta en una asociación o coalición con fines políticos o ideologías nazis, ya que la Curva siempre se ha considerado apolítica. Sin embargo, últimamente los tifos desplegados en Mestalla han estado muy cuestionados como el de Jaume I, en el que el monarca valenciano aparecía con una runa de Odal y flanqueado con la Cruz de Hierro del ejército alemán. Cabe destacar que este caso fue extendido a la Fiscalía y a Antiviolencia por el Movimiento contra la Intolerancia. Pero eso no es todo, el año pasado en el partido VCF-Osasuna, se pudo ver claramente una pancarta con obvias connotaciones pro-nazis expuesta por las Yomus Girls, un sector particular de los clásicos Yomus. Al parecer, en la pancarta se podía leer: “Yomus GirlSS”, cosa que delataba la referencia a las SS de los nazis. Por otro lado, se ha engañado a los socios, se les ha ocultado información como por ejemplo el hecho de no financiar los viajes o el empleo de aproximadamente 800 € en una asamblea ilegítima. Esto no se debe tolerar, la consulta a los socios es esencial y su palabra también cuenta y es tan importante como la de los dirigentes o máximos accionistas de la CN10. Queda en entredicho, los socios reclaman un mayor respeto y una mayor consideración hacia ellos. Toda la razón, ellos forman parte del proyecto también. No se les debe despreciar, y menos marginar.

A la espera de solucionar todos estos problemas internos, la grada jove sigue en su línea, animando en todos y cada uno de los partidos en Mestalla, realizando desplazamientos sin cesar y colaborando y cooperando en la elaboración de tifos que luego son desplegados en Mestalla para alentar al equipo o homenajear a exfutbolistas del Valencia CF que han dicho adiós a la vida. No obstante, un cierto sector de la Curva, se dedica exclusivamente a entablar malos rollos con los ultras de los equipos  rivales, concretamente, piensan que la mejor solución en la defensa de tu club, es atizarse entre ellos para ver quien consigue hacerse más daño. Realmente es un despropósito, porque una grada de animación tiene que vivir por y para el fútbol, sin la necesidad de llegar a las manos nunca, por lo que tampoco se debe mezclar política con fútbol, dado que son aspectos totalmente diferentes, a pesar de que en nuestro país, la política predomina bastante en los equipos de fútbol (desde 1ª división hasta preferente). Esto es por el simple hecho de que los aficionados de cada uno de los equipos de fútbol se quieren sentir identificados con una determinada ideología que los enaltezca, sobretodo los Ultras más radicales son los que más respaldan esto. Entonces, la Curva Nord, ¿Podríamos decir que es un negocio por el cual algunos intentan aprovecharse de la mala coyuntura que prevalece en ella o es una coalición en la que los integrantes están únicamente para animar al Valencia CF? Que cada uno piense y cree lo que quiera, pero lo que está claro es que muchos de los que pertenecen a la Curva sobran, simplemente por el hecho de que no aportan nada, o que a la hora de animar se quedan “calladitos” en vez de animar al Valencia CF.

En definitiva, ante este caos que la Curva ostenta, en mi opinión, considero que en los partidos próximos del Valencia CF, la Curva Nord tiene que dar lo mejor de sí, rugir cada minuto y no dejar de animar, apoyar y alentar a los jugadores y olvidarse de los problemas internos que tanto están afectando a la Curva. Contribuyamos todos a la continuación de ella y evitemos su desaparición, porque si se llegara a extinguir, pocas gargantas cantarían en Mestalla ante los constantes pitos y pañoladas de la afición, que tanto acostumbra a llevar a cabo. Dejemos que la Curva Nord fluya por sí misma, que tarde o temprano se sabrá si verdaderamente valió la pena la fundación de la misma.

-Euforia por el Periodismo. Información al detalle.
-Opinión.
-Reportajes | Entrevistas | Análisis
-Desde agosto del 95 viviendo el fútbol como si fuera lo último que existiese.
-Valencia CF |@PlusValencia | @PlusFutbol
-“Demosiografía futbolística”.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *