El ‘fútbol moderno’: un negocio perfecto

Mi primer artículo de opinión quería dedicarlo a hablar sobre el ‘fútbol moderno’ y sus consecuencias para este deporte, y sobre todo para los aficionados de los clubes que sufren esta situación. Elijo este tema porque me parece algo que no tiene demasiada repercusión mediática, y que en mi opinión está matando este deporte que tanto amamos.

Bien, vayamos al grano, al fútbol moderno también se le denomina fútbol negocio, ya que esto, el negocio, es lo que está ensuciando y acabando con este deporte. Para explicarlo me centraré en nuestro país, que es el que nos interesa principalmente. Empezando por la competitividad de nuestra liga, hoy por hoy, es casi imposible ver un equipo que luche por disputarle algo a los dos ‘gigantes’ de nuestra querida ‘Liga BBVA’; y es que en las últimas nueve temporadas, nadie ha roto el binomio de Barça y Madrid, a excepción del subcampeonato que cosechó el Villarreal en la 2007/2008. Nos intentan vender que es posible, que se puede pelear contra ellos, pero no, no lo es, y si este reparto de derechos televisivos sigue, nunca será posible la igualdad en nuestra liga. Los dos grandes hacen inversiones millonarias cada verano, mientras el resto de equipos han de fichar a coste cero, han de vender año tras año a sus jugadores que despuntan para sobrevivir, o se ven envueltos en Leyes Concursales. Varios equipos se han tenido que acoger a Expedientes de Regulación de Empleo (Rayo Vallecano, Tenerife, etc), mientras Madrid y Barça siguen manejando presupuestos multimillonarios. A parte de un reparto desigual, los equipos más humildes también tienen que sufrir peores horarios, como por ejemplo, jugar días laborables, cosa que raramente se verá en un partido en el que jueguen Barça o Madrid. Todo esto viene a razón de los ingresos televisivos, y para que los ciudadanos asiáticos puedan ver nuestro fútbol cómodamente. Nuestro aficionado, el aficionado nacional de a pie, no importa, ellos que son los que han seguido a sus equipos históricamente en las buenas y en las malas, los que sienten de verdad los colores de su equipo, son maltratados de una manera increíble.

Respecto a la corrupción en nuestro fútbol, la mayoría de los equipos de nuestra Liga son dirigidos por individuos que únicamente buscan el beneficio económico propio, y no el beneficio deportivo del equipo al cual dirigen, ésta debería ser su verdadera función. Me gustaría ejemplificar esto último, J.M. del Nido (ex presidente del Sevilla) fue condenado por el Tribunal Supremo a una pena de prisión de siete años, por su participación en el Caso Minutas, relacionado con la corrupción en el Ayuntamiento de Marbella. Bien, pues J.M. del Nido después de todo esto recogió firmas para pedir su indulto, la mayoría de los presidentes de los equipos españoles de primera, junto con los dirigentes de la LFP (Liga de Fútbol Profesional) y de la RFEF (Real Federación Española de Fútbol) firmaron este documento. Únicamente es un ejemplo de muchos para demostrar que tipo de personas dirigen nuestros equipos. Otros casos destacables son: los problemas del F.C. Barcelona con Hacienda, las deudas de los equipos de fútbol con la Agencia Tributaria, los problemas de ‘cracks mundiales’ de la talla de Messi o Neymar con ésta misma, los amaños de partidos tanto en la primera como en la segunda división, la mala gestión de dirigentes que provocan desapariciones de equipos históricos como: U.D. Salamanca, Poli Ejido, Lorca, etc.; o situaciones críticas, véanse los casos de: C.D. Castellón, Logroñés, Racing de Santander, Badajoz, Jerez, etc.

Otro punto destacable es el mal comportamiento que reciben los hinchas de los equipos por parte de dirigentes de organismos y de clubes. Éstos colocan unos precios de entradas, abonos, y unos horarios imposibles de seguir para cualquier aficionado que se ubique en la clase media o baja de nuestra sociedad. La consecuencia de ésto es clara, campos vacíos, asientos libres, mucha gente viendo el fútbol en la tele y poca que pueda demostrar su pasión en el campo… Mientras tanto, seguimos viendo los campos de otras ligas europeas competitivas, como la inglesa o la alemana, con los campos llenos, con unos horarios adecuados a sus aficionados, con unos precios asequibles para la mayoría de los ciudadanos y con un trato ejemplar hacía sus hinchas. Cosa que en nuestro país queda alejada a algunos años atrás… Mención aparte merece el maltrato que reciben los ultras de muchos de los equipos de nuestro país, con los casos recientes de los ‘Ultra Sur’ en el Real Madrid, o los ‘Jove Elx’ en el equipo ilicitano. Y es que los ultras, por culpa de algunas acciones violentas o fuera de tono que cometen algunos individuos, son generalizados como ‘delincuentes’, y desde ciertos sectores se le ha querido crear una imagen a la sociedad de que no son aficionados, sino ‘vándalos’. Cierto es que hay veces que no están acertados en sus acciones, pero bien es cierto también que hay muchas veces que sí, creando unos ambientes increíbles en los terrenos de juegos, animando sin cesar a sus equipos, sin ellos muchos estadios serían lo más parecido a un cementerio.

imagen destacada primer artículo

El último punto que me gustaría resaltar sobre el negocio en el fútbol, es el papel clave que tiene la prensa en este asunto. Antes la prensa era ese sector que promocionaba este deporte, que retransmitía los partidos, que lograba mantener a los aficionados pegados a las radios los domingos por la tarde (cuando todos los partidos se jugaban a las 5 o a las 7 de la tarde), que conseguían retransmitir los partidos con la emoción del directo… Ahora todo ha cambiado, los periodistas tienen un comportamiento más parecido al de un tertuliano de ‘Sálvame’, que al de un propio periodista. Si eres hincha de un equipo de los ‘gigantes’, tendrás “información” detallada sobre entrenamientos, partidos, movimientos en los despachos, etc., si eres seguidor de cualquiera de los equipos restantes, rara vez verás a tu equipo en las televisiones o en los grandes periódicos, a no ser que cometan algo de gravedad, o consigan milagrosamente vencer a Barça o Madrid. Y todo esto también forma parte del negocio…

Nos quieren vender que nuestra liga es la mejor del mundo, pero no señores, no nos equivoquemos; puede que tengamos a algunos de los mejores futbolistas del mundo, puede que tengamos a algunos de los mejores entrenadores, algunos de los mejores campos de fútbol, pero no, nunca una liga que maltrata al aficionado humilde y de calle, llegará a ser la mejor del mundo, porque el aficionado es la llama que hace que el balón nunca pare, el aficionado es: la esencia del fútbol.

1 Comentario

  1. Don Pedro

    07/03/2014 a las 23:52

    Perfecto!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *