100 segundos que cambiaron el destino

Si algo va mal, recuerda que siempre puede ir a peor. Perfectamente aplicable a lo que le espera al Manchester United tras conocer los emparejamientos de los cuartos de final de la Champions League. El conjunto inglés se acogerá a aquella final de 1999 cuando a falta del descuento, vencía el Bayern de Munich en el Camp Nou por 1-0. Los alemanes ya se veían campeones pero dos goles de Sheringham y Solskjær en apenas dos minutos voltearon el marcador a una final que pasará a la historia.

No hace mucho, este partido hubiera sido el epicentro de esta eliminatoria, pero el momento que atraviesan ambos conjuntos es un tanto desproporcionado.Un espantoso transcurso en la Premier del conjunto dirigido por David Moyes, donde no solo es imposible disputar el título liguero, sino que ni si quiera se encuentran en puestos para entrar en Europa League, habla por sí solo. Muy diferente es la situación del equipo bávaro, que a falta de 7 jornadas de la Bundesliga ya se ha proclamado campeón tras la brutal diferencia de puntos que tiene respecto a sus perseguidores, el Borussia Dortmund y el Bayer Leverkusen, rompiendo el récord que poseía Jupp Heynckes el año pasado, que se alzó con el campeonato a falta de 6 jornadas.

Podríamos decir que al conjunto de Old Trafford le ha tocado “bailar con la más fea”, pero no por ello lo tienen imposible. Las posibilidades son cuanto menos escasas y más con la lesión de Robin Van Persie que estará fuera de los terrenos de juego entre 4 y 6 semanas por una lesión de rodilla y con la ausencia del reciente fichaje de Juan Mata, que no podrá jugar por haber hecho lo propio con el Chelsea de José Mourinho. Es por ello que de la mano de Rooney y el joven Adnan Januzaj, mantienen vivas las esperanzas de los Red Devils en hacer un buen papel en esta edición de la Liga de Campeones para “salvar” la temporada.

rooney vs robben

Del escuadrón de Pep Guardiola no habría que destacar simplemente a un par de jugadores, puesto que se trata de uno de los clubes más temibles en todas las líneas, empezando desde la portería con Manuel Neuer hasta la delantera con Mario Mandžukić. Quizá, un nombre propio que esté un escalón por encima sea Franck Ribery, al coronarse como el tercer nominado en la última edición del Balón de Oro.

Ambos vienen de vencer en octavos, aunque cada uno de una forma más bien distinta. Mientras el Bayern sobrepasó al Arsenal tras imponerse por 0-2 en el Emirates y empatar a uno en el Allianz Arena, al ManU le tocó tirar de casta y corazón en Old Trafford para hacer frente al 2-0 que sufrió en Grecia, donde con un triplete de Van Persie y una actuación brillante del cancerbero español David de Gea permitieron completar la remontada ante el Olympiakos de Michel.

Los antecedentes dejan entrever una eliminatoria fácil para el Bayern, pero estamos hablando de 180 minutos ante un clásico como el Manchester United donde lo impredecible forma parte del fútbol.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *