Per sempre Tito

El pasado 25 de abril la noticia de la muerte de Francesc Vilanova i Bayó “Tito Vilanova” conmocionó a todo el mundo del fútbol. El exentrenador del FC Barcelona, tras una larga enfermedad que le obligó a dejar su puesto como míster y su club de toda la vida, nos dejaba a causa del cáncer que desde años atrás le perseguía.

Tito no solo fue entrenador de fútbol y ayudante de Pep Guardiola en los gloriosos años del FC Barcelona, sino que también fue futbolista de primer nivel. Su carrera futbolística profesional daba comienzo en la temporada 1988-89 en el filial del FC Barcelona que disputaba la 2ª B. Su buen juego en los terrenos de juego llamaron enseguida la atención de clubes de 2ª división, al final se decantaría por el Figueres, equipo en el que jugó dos temporadas y con el que disputó una promoción a la liga de honor española, la Primera División.

Su debut en Primera División se realizó en el año 1992 con el Celta de Vigo, equipo con el que jugó tres temporadas a un gran nivel. Las siguientes cinco campañas las disputó en las filas de clubes de Segunda División, pero no por ello de menor renombre (Badajoz, Mallorca y Lleida). En la temporada 1999-00 jugó en el Elche, también en Segunda División y para afrontar el último tramo de su trayectoria como futbolista jugó en el Gramanet. Se retiró en 2002.

Decidió no abandonar el mundo del fútbol por lo que volvió a La Masia para educar y entrenar a los jóvenes futbolistas del FC Barcelona. Dirigió al Cadete B del Barcelona, equipo que contaba con Messi, Fábregas y Piqué. Pero con la llegada de Laporta a la presidencia del club hubo una restauración en el fútbol base, por lo que Tito y algunos otros entrenadores de jóvenes talentos tuvieron que abandonar el club. Tito no se dio por vencido y se buscó la vida en otros clubs de la comunidad, en este caso FC Palafrugell, UE Figueres y Terrasa.

Su constante y gran trabajo en estos clubes hicieron que Pep Guardiola, compañero de equipo y amigo de la infancia, le reclamara como ayudante y segundo entrenador del filial del FC Barcelona. Posteriormente, Guardiola fue contratado para llevar al primer equipo y él sería el encargado de ser su prolongación a la hora de entrenar al equipo, tomar decisiones y acompañarle a todas partes. Esta era del Barça (2008-2012) fue la mejor de la historia llegando a conseguir todos los títulos posibles a nivel de club en una sola campaña y jugando a un nivel imposible de seguir para los demás grandes equipos del mundo. Tito era el segundo de Pep, pero tuvo igual culpa o más que él de que todo esto fuera posible. De hecho, Tito se encargaba de diseñar y enseñar a sus pupilos todas las jugadas a balón parado que tantas alegrías les han dado tanto a nivel de club como con la Selección Española de Fútbol.

Acabó la “Era Guardiola” y Tito sería el hombre que ocuparía este lugar vacante. El 19 de agosto de 2012 debutó en Primera División como primer entrenador con una abultada victoria (5-1) sobre la Real Sociedad. Perdió la Supercopa de España pero ganó los seis primeros partidos de liga, algo que tan solo 4 técnicos en la historia del FC Barcelona habían conseguido anteriormente. También ganó los tres primeros de la Liga de Campeones, tan solo Carles Rexach lo había conseguido antes. Pronto habría conseguido el mejor arranque del FC Barcelona en liga y el mejor arranque liguero de la historia de España.

Los peores presagios llegarían en diciembre, donde recayó a un cáncer en la glándula parótida que se había tratado el año anterior. Este contratiempo le obligó a suspender temporalmente su labor como entrenador y viajó a Nueva York para tratarse de la enfermedad sufrida. El equipo sufrió un bajón en esta etapa que Jordi Roura llevaba al equipo, pero de inmediato Tito estaría listo para levantar al equipo y devolverle esa racha ganadora que habían adoptado antes de su recaída. Cayeron en Copa del Rey y Liga de Campeones pero consiguieron sumar una nueva Copa de la Liga a sus vitrinas, además igualaron el récord de puntos del Real Madrid (100 puntos) establecido la temporada anterior. Tito fue el cuarto técnico barcelonista que debutaba ganando la Liga tras Guardiola, Van Gaal y Samitier. A final de campaña se le reconoció como mejor técnico del año.

El 19 de julio de 2013, tras recaer una vez más en su enfermedad se vio obligado a dejar el club de su vida e iniciar un tratamiento que le impedía a toda costa ejercer su trabajo. Poco se supo de él en este tiempo ya que pidió discreción sobre su enfermedad, ya que era algo totalmente personal y lejos de lo que engloba el fútbol. Durante las pascuas de este 2014 aparecieron noticias del empeoramiento de Tito, noticias que se fueron agravando conforme transcurrían los días. Las redes sociales se volcaban en ánimos hacia el extécnico culé pero nada se pudo hacer ante la muerte del que fue alguien muy importante para la historia del FC Barcelona.

Durante todo el fin de semana en todos los estadios españoles y en algunos fuera del país se ha guardado un minuto de silencio en su memoria. La gente se ha volcado con él de una manera realmente sorprendente, mostrándole su apoyo y ánimo en todo momento. Ningún técnico ha faltado a la cita de dedicarle unas palabras, ni el propio Pep que tantos años a su lado ha pasado. Sin duda los más afectados son los familiares, los propios expupilos de Tito y su mejor amigo en los terrenos de juego y fuera de él, Pep Guardiola pero este suceso ha unido al fútbol de tal manera que nos hace ver lo que realmente transmite este deporte, la unión de las personas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *