Bendito problema

Bendito problema debe pensar Vicente del Bosque que tiene a la hora de seleccionar un equipo de fútbol para representar a un país en una competición Europea o Mundial. Más aún cuando se trata de hacer un once inicial cuando te enfrentas a grandes selecciones o te juegas un título de esta magnitud.

Gracias a las magníficas escuelas de fútbol español y a las grandes canteras de las cuales disponemos en nuestro país podemos decir y asegurar que tenemos fondo de armario en cuanto a estrellas del fútbol se refiere. Estamos acostumbrados a ver un bloque de jugadores reunidos en la Selección Española nacidos para conseguir el triunfo. Pero no podemos olvidar y mucho menos dejar de lado el futuro de grandes futbolistas que sucederán a estas estrellas del fútbol Mundial. Algunos de ellos ya se abren paso entre los grandes del momento.

Dicho esto, pasemos a analizar todas y cada una de las lineas en las que Vicente del Bosque tantea y estudia con el fin de crear y llevar siempre el mejor equipo con él bajo los mandos.

En la portería, España cuenta con el que hasta hace bien poco ha sido el mejor guardameta del mundo, Iker Casillas. Capitán y titular indiscutible en el once de del Bosque. Junto a él encontramos habitualmente a Reina y Valdés, dos grandes porteros sin lugar a duda pero que todavía no han podido arrebatarle ese puesto en el once al líder del equipo. Valdés no estará en el Mundial por lesión pero pese a ello la afición española se plantea si debe ser o no el segundo portero de la Selección tras las grandes actuaciones en los últimos años. Debido a su lesión, De Gea entra en los 23 hombres seleccionados para el Mundial de Brasil, un joven con proyección y mucho futuro por delante. Vicente dispone de un gran abanico en cuanto a guardametas de gran nivel se refiere y para llamar a unos debe dejar a otros grandes fuera de la convocatoria, entre ellos Diego López, Kiko Casilla y Roberto. De aquí el bendito problema.

Cuando hablamos de defensas el problema no está resuelto, ya que pese a tener unos fijos como Ramos, Piqué, Albiol o Javi Martínez también hay otros los cuales no se sabe cierto hasta el último instante si van a formar o no parte de esa ansiada lista. Jordi Alba parece haber conseguido la confianza del seleccionador pese a haber estado una buena parte de la campaña lesionado. En su misma posición el joven Alberto Moreno se ha ganado con creces el formar parte de los 23 pero ha quedado fuera por el ya conocido bendito problema. El lateral derecho es otra posición en la que la incerteza de quien ocupará este lugar en el once inicial siempre está presente. En esta ocasión Juanfran y Azpilicueta son los elegidos pero para ello han quedado fuera futbolistas del nivel de Carvajal o fijos como lo era Arbeloa. Debido al gran nivel en la defensa española Vicente ha dejado fuera a Iñigo Martínez y Bartra entre otros grandes defensas junto a los nombrados anteriormente.

El bendito problema se incrementa hasta niveles estratosféricos cuando hablamos del caviar del fútbol, los centrocampistas españoles. Posiblemente España dispone del mejor centro del campo del mundo con jugadores creadores con gran calidad y que lideran el juego de sus respectivos equipos. Por tanto, cuando hablamos de magia con el balón en los pies hablamos de Xavi, Iniesta, Fábregas, Mata, Silva o Cazorla. A ellos se suma de forma “sorprendente” el joven jugador colchonero Koke que tras una campaña casi perfecta se ha consolidado actualmente entre los mejores del planeta en su posición. Detrás de ellos, como equilibristas del juego de España y de sus respectivos equipos encontramos a Xabi Alonso y a Busquets, que sin duda alguna son fijos para el seleccionador español. Gracias a la gran oferta de centrocampistas españoles de gran nivel Vicente del Bosque debe dejar fuera de convocatoria a jugadores de la talla de Thiago (por lesión), Isco, Iturraspe, Ander Herrera o Bruno que serían titulares en cualquier club del mundo.

Finalmente pasamos a las posiciones de ataque, una posición complicada en cuanto al fútbol del tiki taka español se refiere. Debido al juego de toque de la Selección, es necesario disponer de un delantero que fije a los centrales y cree espacios entre la defensa de manera que los de segunda linea entren de una forma más sencilla hasta la cocina. Se plantea en diversas ocasiones el jugar con un falso 9 (Fábregas) y así sumar más jugones en el terreno de juego. Pese a ello la Selección Española de Fútbol cuenta con su mayor goleador de la historia, David Villa, hasta el momento titular indiscutible en la roja. El asturiano también puede caer a banda o jugar desde la media punta conforme lo ha echo esta campaña con el Atlético de Madrid. Junto a Villa veremos en el Mundial al actualmente nacionalizado Diego Costa, Fernando Torres y Pedro en las posiciones ofensivas. Mucho gol, mucha entrega y mucha garra en los 4 jugadores que liderarán el ataque español pero para que ellos estén ahí Vicente del Bosque ha tenido que desestimar la colaboración de grandes delanteros como el lesionado Jesús Navas, Llorente o Negredo.

Una selección con grandes futbolistas en todas las posiciones del juego hace que el seleccionador Vicente del Bosque disponga de este privilegiado bendito problema y le permita elegir de entre los grandes a los mejores. Un bloque con aspiraciones que sin duda parte como gran favorita y nos dará una vez más las delicias del fútbol. Lo que todos los aficionados españoles tienen claro es que juegue quien juegue en la Selección Española va a aportar un gran nivel y va a sumar para que el país llegue una vez más a lo más grande, a alzar el título de campeones del mundo.

iniesta_mundial

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *