Guión macabro el de este Mundial…

120 minutos tuvieron que pasar para ver lo que sería lo más emocionante del partido, el momento de máxima tensión. Y fue el azar quien decidió el que sería el próximo finalista, el que se enfrentaría a la maquina alemana en la final.

La tanda de penales puso a los dos equipos la tensión que les faltó durante todo el encuentro ya que, ni Holanda ni Argentina, arriesgaron nada para llevarse el encuentro, es decir, ambos equipos salieron a no perder el partido, a evitar lo que el día anterior había sufrido Brasil a manos de una Alemania poco piadosa.

Ni un pase al hueco, poco riesgo, pases al pie, tocándola hacia atrás más de lo debido, pocas incursiones en carrera, etc. Este fue el guion que siguieron ambas selecciones. Poca, por no decir escasa aparición de los que tendrían que ser los protagonistas, como Messi, que no le salió nada durante el encuentro, pocos destellos, muchas pérdidas, parecía apagado, pero por la otra parte, Robben más de lo mismo, lo intentó un poco hacia el final del encuentro, pero nada. Actores secundarios como Van Persie y Sneijder, desaparecidos también; pocas fueron las pelotas que tocó Van Persie y pocos los pases realizados por Sneijder (que llevaran peligro), sin duda muy conservadores. Higuain y Lavezzi, más trabajo físico que nada, un desfonde para intentar lanzar contras que pillaran desprevenida a la defensa holandesa, pero nada, casi siempre solos ante el peligro.

2402708_big-lnd2402700_big-lnd

Fotos: Fifa.com

Trabajo defensivo ante todo, con un imperial Mascherano y un acertadísimo Vlaar, quienes fueron los reyes de las defensas. Trabajo muy físico y acertado, también, el de Zabaleta y Kuyt, cuyas labores ofensivas fueron nulas, pero defensivamente impecables. Un poco de chispa ofensiva al partido le pusieron un espectacular Enzo Pérez, protagonista en las pocas jugadas de ataque argentinas pero muy móvil durante todo el partido, y un atrevido Janmaat, lateral derecho holandés que salió sustituyendo al lesionado Martins Indi, que puso en apuros durante algunas fases del partido a la defensa albiceleste.

En cuanto a los porteros, poco trabajo hasta que llegó la tanda de penaltis; los cambios realizados, poco influyentes en el encuentro, nulos, alguna jugada aparte de Palacio, quien dejó alguna arrancada buena y tuvo la ocasión mas clara del partido, en la prórroga, donde se quedaba solo delante de Cillessen. Clasie, mediocentro holandés, desaparecido, Janmaat el mejor cambio, Maxi Rodríguez entró solo para los penales, etc.

2402694_big-lnd

Foto: Fifa.com

Pero, aunque parezca disparatado, la clave del partido estuvo en los cambios, más bien en los que no se produjeron. Van Gaal arriesgó, sacó a Huntelaar y dejó sentado al portero especialista en penaltis, Tim Krul, al agotar los cambios. Así pues, Van Gaal salía a los penaltis con un portero que no había parado en su vida una pena máxima, Cillessen, y así siguió. Romero fue el héroe del encuentro al atajar 2 penaltis, uno a Vlaar y otro a Sneijder, y por su parte, Argentina, no falló ninguno y se llevó bajo el brazo el pase a la final, donde se medirá a Alemania.

2402717_big-lnd2402713_big-lnd

Fotos: Fifa.com

Van Gaal arriesgó (mal) y Romero se lució y salió vencedor. Así pues, la final soñada por Argentina, Messi roza el trono con la yema de los dedos y el fantasma del Maracanazo está más presente que nunca.

2402825_big-lnd

Fotos: Fifa.com

¿Quien escribió este guion tan macabro? Brasil goleada, humillada, aplastada…y Argentina en una final, en Maracaná, santuario brasileño, pudiéndose llevar la Copa del Mundo y añadir una estrella más a su escudo en campo y país del eterno rival… ¡Increíble!

2402918_big-lnd

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *