El Espanyol se encuentra más fuerte que nunca