La historia conjunta de los dos cumpleañeros

Alegría. Tristeza. Éxtasis. Desolación. Euforia. Abatimiento. Ilusión. Congoja. Son muchos los sentimientos que, a lo largo de los 45 años de existencia del campo levantinista de Orriols, han vivido los aficionados granotas. Tal día como hoy, 9 de septiembre, pero de 1969, el Levante UD se trasladaba del Viejo Vallejo a las nuevas instalaciones de Orriols. Con un partido frente al Valencia CF, quedó inaugurado el estadio Antonio Román, por aquel entonces presidente del club. Sin duda, no se pudo escoger un mejor día para llevar a cabo este acto, pues ese mismo día, un 9 de septiembre, pero en 1909, “nacía el club que todos los granotas llevan en el corazón”. Por ende, se trataba del 60º aniversario del club.

VALENPEDIA.LASPROVINCIAS.ES

Fuente: valenpedia.lasprovincias.es

Por esos tiempos,  se vivían momentos convulsos en la entidad granota, ya que a los problemas en años anteriores con la construcción del estadio, se sumaba la difícil situación económica y deportiva; el Levante UD estrenaría el nuevo estadio jugando en Tercera División… A lo largo de la década de los 70 y 80, el club blaugrana, pese a contar con jugadores como Johan Cruyff no pudo llegar a la máxima división nacional y fue deambulando por Segunda B y Segunda A e incluso algún año en Tercera, como ocurrió durante la difícil temporada 82/83 donde los problemas económicos lastraron al club y, además, se perdió la ocasión de ascender en la promoción frente al Real Avilés Industrial . Ya a mediados de los 90, concretamente en el año 94, el Levante UD se constituye como Sociedad Anónima  Deportiva. Tras unos años entre la Segunda B y la división de plata, llegaban unos años de más estabilidad, al menos en el aspecto deportivo.

Con el final y el principio del nuevo siglo, el Levante UD comienza a hacerse un hueco más fijo en la división de plata. Por otro lado, en el año 1999 se produce un hecho de gran importancia para el club, ya que el estadio deja de denominarse Nou Estadi para adoptar el nombre con el que hoy en día todos conocemos al templo granota: CIUTAT DE VALÈNCIA. Que, afortunadamente, tan solo tuvo que esperar  cuatro años para saborear las mieles del éxito y para albergar partidos de Primera División. Si bien es cierto que el partido exacto que dio el ascenso no se produjo en Orriols, sino en Chapín. De la mano de Don Manolo Preciado, el Levante UD  y por extensión toda su afición vivió una tarde mágica el 5 de junio de 2004 en Xerez. Los goles de Reggi y Rivera permitieron doblegar al Xerez por 1-2 y 39 años después colocar al Levante UD entre los 20 mejores de toda España.

COMUNIDAD.LEVANTE-EMV

Fuente: comunidad.levante-emv.es

El periplo por Primera División no pudo comenzar de mejor manera, con Bernd Schuster como entrenador se concluyó una gran primera vuelta que hacía soñar, por qué no, con alcanzar un hito sin precedentes: competición europea. Sin embargo, lo que parecía un sueño se convirtió en pesadilla y el Levante UD finalizó la temporada cayendo al infierno del descenso. No obstante, poco tuvo que esperar la parroquia levantinista para vivir el tercer ascenso. A la campaña siguiente con José Oltra y más tarde con un viejo conocido como José Manuel Esnal “Mané”, los granotas volvieron a Primera. Categoría que lograron salvar y, por ello, disfrutar durante dos años seguidos de la máxima división nacional. Pero en curso siguiente (2007-08), el Levante UD volvió a caer a Segunda en un año que lo económico tuvo mucha presencia. Ante la imposibilidad de pagar, los jugadores convocaron una huelga en la que se negaban a jugar los partidos que enfrentaban a Reacreativo de Huelva y Espanyol. Además, varios jugadores como Storari,  Savio, Viqueira, Cirillo o Riganò dieron la espantada y se marcharon del club en enero hartos de la situación.

Se atisbaban los años más duros para el Levante UD, tras declararse en suspensión de pagos en 2008, con grupos inversores ineficientes y acogiéndose a la Ley Concursal, la sombra oscura de la desaparición planeaba por el Ciutat… Sin embargo, lo que parecía el final, se convirtió en el principio de algo muy grande; siempre desde el sacrificio, la humildad y la austeridad, el Levante UD volvería a dar otra lección de fe y unión y a levantarse medio moribundo para alzarse más alto y fuerte que nunca. La salida de personajes como Pedro Villarroel, Julio Romero o Jesús Serna fue clave para esta reconversión y para arreglar el “pufo”  de 80 millones de deuda que dejaban como “herencia”.

Año 2009. CENTENARIO del club. El nuevo Levante UD comienza a escribir sus años de oro. “Vengo a sudar la camiseta en los despachos” dijo el recién llegado a la presidencia Quico Catalán ese mismo año. Las caras nuevas de la cúpula levantinista habían cambiado; no solo el joven e inexperto Catalán, también aparecía Manolo Salvador, que aunque ya estaba en el club, su  poder de toma de decisión aumentó en gran medida ese año. Por otro lado, para dirigir el banquillo llegó Luís García que asumió el reto de formar una plantilla con muchas caras nuevas que alejase al Levante UD de un descenso a Segunda B que podía ser mortal de necesidad.
Bien, ese año no solo fue capaz de alcanzar ese objetivo, sino también de dar la campanada y conseguir un ascenso histórico en el año del centenario. Esta vez sí fue en el césped del Ciutat donde se consiguió la gesta. Un 0-0 frente al CD Castellón, acompañado de otros resultados, certificó la tercera plaza y, por ende, el billete para Primera División una jornada antes del final, donde el cuadro blaugrana viajaba a Sevilla para medirse al Betis. Comenzaba así un camino de rosas en Primera que hoy en día sigue vigente. Un camino que ha consolidado al Levante UD con los más grandes de España e incluso más allá y que ha posibilitado que el club viva sus mejores momentos en todos los aspectos.
2010, suponía el punto de partida este viaje, hasta el momento sin billete de vuelta. Los primeros momentos fueron muy complicados, sumando apenas 15 puntos en la primera vuelta, mas una enorme segunda vuelta con Felipe Caicedo a la cabeza,  concedió al Levante UD la posibilidad de cerrar la salvación en Mestalla, frente al eterno rival. Y así fue. Con un 0-0 se consiguió ese punuto sufrido y a base de…
COMUNIDAD.SUPERDEPORTE.ES

Fuente: comunidad.superdeporte.es

Con Juan Ignacio Martínez como entrenador, en 2011, llegó el año más especial de la historia del Levante UD. El sexto puesto corroborado en la última jornada con una tarde mágica en el templo granota frente al Athletic y la fantástica noche en Motherwell hizo real el sueño de pasear la bandera y colores granotas por el Viejo Continente. Y lo que es mejor, que el precioso Ciutat de València se engalanara con los símbolos de la Europa League al son de la sinfonía de su himno. De esta manera, y con el buen hacer del conjunto levantinista en esta competición, el Ciutat llegó a albergar hasta 6 encuentros (incluido unos octavos de final). Por supuesto, los pupilos de JIM, aunque no reeditaron la gesta, sí lograron algo histórico para el club: mantenerse en Primera por segundo año consecutivo.

Pese a tener uno de los presupuestos más bajos de Primera, dificultades económicas traducidas en verse obligados a fichar jugadores libres, tener que vender a las estrellas, acabar con la deuda arrastrada de anteriores pésimas gestiones… y todo ello sin las grandes ayudas exteriores que otros clubes vecinos sí han recibido,  el Levante UD ha conseguido estar por quinto año consecutivo entre los 20 mejores del panorama nacional.
Todo ello gracias a una gestión excelente, a un grandísimo trabajo en los despachos que ha hecho posible traer a grandes jugadores a precios irrisorios relanzando sus carreras (Koné, Martins, Caicedo…) y a tantos otros que se les dio la oportunidad en Orriols y hoy son jugadores contrastados (Iborra, Keylor…). Así pues, el Levante UD cumple 105 años en uno de los momentos más prósperos, con la deuda liquidada, afrontando la quinta temporada en Primera, con un Ciutat renovado, más de 16.000 socios, una grada de animación con más de 600 integrantes y, por supuesto, CON “UN GRAN FUTURO QUE CONQUISTAR”. Eso sí,  siempre desde el sacrificio, la humildad y la unión; sin cometer los errores anteriores, ya que como dijo Quico Catalán: “Hemos salido de la UCI, pero sin medicamento aún podemos recaer”.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *