Un Valencia excelso

Arrollador, vapuleante. Sobran los adjetivos para describir al Valencia en este inicio de Liga. Ayer, en su feudo ante el Córdoba, se pudo ver al mejor Valencia de lo que llevamos de temporada. Gayà, Otamendi, André Gomes, Paco Alcácer, Feghouli… quédese con uno, o mejor, quédese con todos. Porque por encima de los nombres, está el equipo. Y eso es el Valencia ahora mismo, un EQUIPO. Con 3-0 en el marcador y presionando la salida del balón del rival en su propio campo, un trabajo inconmensurable del conjunto en la presión al rival, en coberturas y ayudas, seriedad defensiva, pocos toques y rápidas triangulaciones y ataques.

Feghouli, que no está siendo titular debido al gran talento que posee Rodrigo, no se arruga y llama a la puerta de la titularidad cada vez que Nuno le da minutos. Tras una finta en banda derecha, puso un centro medido y potente, de los que enseñan desde pequeños. Como también enseñan el desmarque a los delanteros, esa faceta que caracteriza a un verdadero ‘killer’, ofreciéndole una ventaja vital sobre su marcaje. Y en eso es muy bueno Paco Alcácer; el de Torrent conectó el gran centro de Sosó con un cabezazo inapelable que superó por arriba a Juan Carlos, que nada pudo hacer.

Las acometidas del Valencia en los primeros tiempos son constantes, en tromba, desean encarrilar el partido al filo de los vestuarios. Y lo consiguen. Tras un tiro blocado de André Gomes, el mejor del partido, el incansable Gayà conectó el rechace con su pierna zurda, potente, abajo y por el palo del portero. El Córdoba noqueado ante un Valencia que ponía patas arriba al público de Mestalla. Todo cabe decir que los andaluces no tuvieron mentalidad de equipo pequeño esperando atrás y siempre buscaron la pérdida de balón ché para buscar su oportunidad. Los tiempos del partido los dominaba André Gomes. El portugués, puro talento, magia para la vista del aficionado al buen fútbol. Buscó con insistencia el gol, pero no tuvo suerte. Pero no siempre son los mejores los que anotan. Un repertorio de pases en corto, en largo, al espacio y ayudas defensivas solidarias. Trabajo sucio de un mago que no le importa mancharse la camiseta de la que no desaparece la elegancia que le caracteriza. Parejo, que ayer estuvo algo mejor, sigue sin estar al mismo nivel que la temporada pasada. Sus ‘baneguismos’ conduciendo la pelota e intentando regatear a varios rivales sin soltar la pelota a un compañero son una mala costumbre que puede costarle algún disgusto al equipo. Mestalla lo sabe, Nuno también y él mismo debe darse cuenta.

imagen37166g

En la segunda mitad, más de lo mismo. El Córdoba, más querer que poder, y los locales, un querer y poder. Carles Gil, talentoso zurdo, filtró un pase para el disparo cruzado de Feghouli, que anotó merecidamente su gol antes de ser sustituido y llevarse la ovación de Mestalla, que sabe reconocer el trabajo de los suyos. De 3 en 3 en los últimos 4 partidos, en puntos y en goles, que bien valen un liderato de 1ª División.

Más de 3 años llevaba el Valencia sin comandar la competición nacional, posiblemente no dure mucho, puede que unos días, pero como en la vida, hay que disfrutar las cosas buenas hasta que acaban. Pero estamos ahí, en la pomada por la Champions, y no nos ponemos techo. Y sin Negredo, ni De Paul, que tienen muchas ganas de demostrar lo que valen. Y lo harán.

Fotos: Lázaro de la Peña, www.valenciacf.com

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *