Nada nuevo tras el parón

El Real Madrid, como ya hiciese las jornadas anteriores, volvió a arrollar y golear a su rival liguero, por lo que llega a una semana clave, en la que se enfrenta al Liverpool y al FC Barcelona, pletórico. Por otro lado, el Levante UD volvió a sufrir otra goleada en su estadio y a mostrar las carencias tanto ofensivas como defensivas que posee.

Ambos conjuntos llegaban a la cita con numerosas bajas, lo que hizo que se produjesen novedades en los onces. Ancelotti, ante las bajas de Sergio Ramos, Varane Bale y Benzema, dio entrada a Nacho en el eje de la zaga, a Isco en la sala de máquinas, desplazando así a James a la línea de tres atacante junto con Cristiano y Chicharito y a este último en el lugar del francés Karim Benzema. Por su parte, José Luis Mendilibar incluyó en su once a los recién recuperados Juanfran y Gavilán y mandó al banquillo a Barral.

El inicio del encuentro ya dejó ver cómo se podía desarrollar el encuentro. Con una buena presión merengue y los fallos en la salida de balón de los granotas, el Real Madrid dispuso, en las botas de Cristiano, de varias ocasiones para inaugurar el marcador en los primeros compases. Sin embargo, el ritmo fue menguando y el conjunto de Chamartín se volvió más plano, sin terminar de conectar la línea medular con los atacantes. No obstante, la primera vez que los pupilos de Ancelotti consiguieron sacar limpiamente la bola con una buena combinación entre Modric y James, que terminó en un pase en profundidad para Chicharito al que Juanfran trató de llegar para cortar, pero derribó al mexicano e Iglesias Villanueva decretó la pena máxima. Cristiano Ronaldo no perdonó y colocó el 0-1 en el luminoso.

Con la ventaja ya conseguida, el conjunto de Concha Espina siguió con la dinámica dominante: tratando de mover la pelota buscando huecos, pero sin dinamismo en sus atacantes, por lo que en ciertos momentos este dominio se volvía inoperante. Cristiano, consciente de la situación, trató de paliar este atasco haciendo de Benzema, es decir, bajando a recibir para intentar crear situaciones más inesperadas para la zaga. Simultáneamente, el Levante UD gozó de sus mejores minutos, donde pudo empatar en varios momentos, primero con un despeje de Marcelo hacia su propia portería que paso a escasos centímetro del palo izquierdo del marco de Íker y, poco después, con un remate de Camarasa que Luka Modric despejó sobre la línea de gol. Pese a este arreón levantinista, la pegada del Real Madrid hizo acto de presencia en el Ciutat y asestó un golpe mortal al conjunto de Mendilibar. Un córner mal defendido por falta de comunicación, se convierte en un despeje que cae en botas de James y este pone un centro certero a la cabeza de Chicharito que remata a bocajarro a Mariño y coloca el 0-2. De esta manera, con la sensación de que ya estaba todo el pescado vendido, se llegaba al descanso.

Con la reanudación, el técnico vizcaíno dio entrada a Víctor Pérez por Gavilán, aunque esto no modificó nada, ya que los blancos siguieron siendo los dueños y señores sobre el verde, con un Levante UD sin ideas ni precisión en su juego y falto de pegada. Además, si a esto le sumas la irrupción en el encuentro de la figura de Isco, algo falto de juego en los primeros 45 minutos, es obvio, que no puede resultar nada bueno de esta fórmula. Así pues, pese a partirse el equipo en algunos compases del encuentro, con el astro portugués y el malagueño a la cabeza, los de Carletto finiquitaron el partido. Pasaban apenas 15 minutos de juego de la segunda mitad, cuando se produce una jugada que define claramente el partido y las características de ambos equipos. Una pérdida de Rubén García y una mala transición defensiva granota permitió salir a la contra a los merengues y que Isco le pusiera a Cristiano un balón en carrera para que este, aprovechando la blandura de los defensores levantinistas, realizara un diagonal desde la banda izquierda driblando a Rodas y Juanfran y fusilando a Mariño para colocar el 0-3. Sin embargo, el festín goleador no acabó aquí, puesto que Kroos, aprovechando la pasividad de la zaga blaugrana, puso un balón buenísimo a la espalda de los centrales para que James Rodríguez controlase magníficamente con el pecho y colocase el cuarto. Con todo finiquitado, Ancelotti aprovechó para hacer debutar al canterano Álvaro Medrán e Isco para redondear su fantástica actuación un golazo propio de su calidad y la manita.

1413637761_858565_1413638007_noticia_grande

Isco, uno de los jugadores más destacados del partido (Fuente: as.com)

Ya en rueda de presa, ambos entrenadores valoraron el encuentro y respondieron a las preguntas de los periodistas. El técnico italiano se mostró satisfecho y aclaro que la no participación de Gareth Bale no se debía a rotaciones sino a molestias en el glúteo. Además, aclaró que el equipo llega “en una buena condición física y mental” para afrontar la semana clave a la que hacíamos referencia al principio. La otra cara de la moneda era Mendilibar que expresó la dificultad que atañe jugar contra una plantilla como la del Real Madrid donde “los suplentes también te matan”. Por último se mostró con confianza al hablar de la situación del equipo y su puesto: “Claro que me veo capaz de sacar adelante al equipo. Es verdad que no estamos bien, pero como nosotros hay muchos equipos. Vamos a coger la onda en Liga y estoy convencido que vendrán las cosas buenas”, aseguró el técnico de Zaldíbar.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.