Piqué con el balón en el partido entre el Barcelona y el Ajax