España se empaña

Una España con el cerebro congelado sucumbe ante una Alemania a la que le sentó mejor el frío. Los dos últimos campeones del mundo se han enfrentado en un partido con destellos, pero muchos menos de los esperados. Empañados por la lluvia.

Con las ideas mojadas. Así comenzaba el partido en Balaídos, una primera parte plomiza se desplegaba bajo la lluvia. Ya sea por la ausencia de los que el pasado verano levantaron la Copa del Mundo, por la de los que lo hicieron hace cuatro o por, hablando sencillo, la falta de titulares, el encuentro arrancaba demasiado lento.

Hasta el minuto 20 no llegó el primer susto para los de Vicente Del Bosque. Casillas se estiró para detener la volea a bocajarro de Mario Götze. Inmediatamente después, Müller abandonaba el terreno de juego lesionado. Entraba en su lugar Bellarabi. Se acumulaban los novatos.

España también dispuso de las suyas durante los primeros 45 minutos. Más que ocasiones, fueron ciertos conatos de contragolpe y alguna que otra sensación de peligro cuando Isco, por el que pasa absolutamente todo el juego de la Selección, merodeaba con la pelota por territorio germano. Nolito, que hoy jugaba en su casa, tuvo su oportunidad tras un error de la zaga teutona, pero no hubo suerte para el debutante, aunque en la segunda mitad iba a lanzar una falta en la que todo Balaídos coreaba su nombre.

La segunda parte, en la misma tónica. Sensación intermitente de peligro y contras con cierto peligro. La de Pedro, que entró desde el banquillo, fue la más clara de los españoles. La línea de los de Lów era la misma. Ocasiones eventuales y ciertas pruebas no demasiado duras a los guantes de Kiko Casilla.

Pese a las similitudes, hubo diferencias. La del gol. Alemania controló en todo momento el partido y eso le permitió a Kroos, en el minuto 88, disparar a puerta con espacios y marcar con ayuda de Casilla.

La lluvia empañó a La Roja. Ocho años acumulaba España sin perder entre sus fronteras. Hoy ha sido el día, en un amistoso ante la campeona del mundo. Pudo ser peor.

Imagen: La Vanguardia

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *