Empate agridulce ante el Borussia Mönchedglabach

El Villarreal disputaba anoche el partido más importante de la temporada. Recibía al Borussia Mönchedglabach en la penúltima jornada de la fase de grupos de la Europa League. Con 7 puntos en su casillero, los de Marcelino se situaban segundos de grupo a tan solo 1 punto de los alemanes, por lo que una victoria les clasificaba para la siguiente ronda y les dejaba líderes de grupo a falta de solo una jornada. Pero no pudo ser, pese a ser superior durante la mayor parte del encuentro, el equipo sufrió dos trallazos desde fuera del área que contrarrestaron los goles de Vietto y Cheryshev.

La primera parte fue un monólogo del Villarreal. Probablemente los mejores 45 minutos del Villarreal esta temporada. El equipo, comandado por Bruno y Trigueros, combinaba en la medular y finalizaba las jugadas bien por banda, donde Cheryshev estuvo muy activo, o bien por el centro donde Vietto y menos Uche eran un incordio para la defensa alemana. El argentino, tras una buena jugada colectiva envió a la red con delicadeza el balón que suponía el 1 a 0. A partir del gol, el Villarreal tocaba con más tranquilidad y pudo haber marcado el 2-0 que hubiera hecho casi imposible la remontada de los germanos. De esta manera llegábamos al descanso, con un buen Villarreal que doblegaba a un Borussia que apenas había creado problemas a Sergio Asenjo.

En la segunda parte el equipo bajó el nivel y ya no combinaba con la facilidad de la primera parte, lo que llevó al Borussia a dar un paso adelante y acercarse con más asiduidad a la portería amarilla. En una de las internadas, Raffael empataba el partido gracias a un buen disparo desde fuera del área en el que Asenjo pudo hacer algo más. A raíz del gol, el Villarreal con más corazón que cabeza y, juego, se iba arriba en busca del gol que les pusiera líderes de grupo. En una de las internadas locales, el ruso Cheryshev aprovechó el desconcierto de la defensa alemana para poner el 2 a 1 y momentáneamente líder al submarino. Con el gol conseguido, el Villarreal dio un paso atrás que le supuso la vida, el Borussia empezaba a crear muchos problemas por banda gracias a la verticalidad de Traoré. Pero no fue en una jugada colectiva donde el Borussia conseguiría el empate. La igualada alemana vino tras una espectacular falta botada por el suizo Xhaka que silenció el Madrigal tras quitar las telarañas del arco de Asenjo. A partir del empate germano, el partido se equiparó y apenas hubieron más ocasiones de gol.

Con este empate, el Villarreal queda segundo de grupo con 8 puntos, a uno del Borussia y dos por delante del Zúrich, por lo que en su visita al campo del Apoel Limassol deberá conseguir los 3 puntos para no complicar su pase a la siguiente fase de la Europa League y poder vivir más noches europeas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *