Lucas Silva, el nuevo ingeniero de Ancelotti

El fútbol es un proceso continuo. Un proceso basado en la  búsqueda del equilibrio. La perfecta relación entre tu proyección ofensiva y tu seguridad defensiva. Ese equilibrio es el que normalmente te da la figura de los medios centros, figura que sí ya tenía una importantísima responsabilidad en el fútbol de antaño, más si cabe lo tiene en la época del fútbol total, donde  los ejes en los que gira el equipo, son medias puntas reconvertidos a medios centros, lo que se conoce como “interiores”. Que se lo digan a Ancelotti, un licenciado en esto del fútbol que tras llevar durante años la batuta en la selección italiana y una gran Juve, se ha convertido en uno de los mejores entrenadores del mundo y en un obseso por el “equilibrio” de sus equipos. El éxito del  Madrid de la Décima se halla en gran parte por el equilibrio que consiguió Carlo de formar un medio campo de ensueño con Xabi Alonso, Modric y Di María. Quién se lo diría a los que vieron al Modric del Tottenham o al Ángel del Benfica, uno de los mejores extremos de Europa.

Lucas Silva durante el entrenamiento junto a Gareth Bale

Lucas Silva durante el entrenamiento junto a Gareth Bale

Carlo consiguió que jugadores de naturaleza ofensiva evolucionaran técnica y tácticamente, reconstruyéndolos en nuevos jugadores mucho más decisivos para el juego del equipo. Hoy, Carlo lo ha vuelto a hacer. Un medio centro ofensivo o media punta como Kroos, es el primer hombre después de la defensa blanca. El encargado de empezar el juego del Madrid. A su lado, dos interiores que también han experimentado un retraso en su posición para evolucionar, como James e Isco. El primero, pichichi del pasado Mundial de Brasil, escolta al alemán desde la parte izquierda, donde se encarga de suministrar balones a la BBC y de llegar al área con libertad para aprovechar su gran disparo. A la derecha del joven campeón del mundo, se encuentra Isco Alarcón. Un nuevo Isco, un Isco inventado por Ancelotti, donde el desequilibrante media punta de La Rosaleda ha dado paso a un interior que maquina el juego del actual campeón del mundo. Cuando llega a la zona de 3/4 sigue siendo ese jugador resolutivo, capaz de sacar un pase milimetrado para cualquiera de los delanteros o un mágico regate que siente a defensas. Pero no está ahí la clave del gran Isco, sino en la reconstrucción llevada por Ancelotti en el malacitano. Ahora, presiona, roba y defiende como el que más, lo que le ha llevado a ser un fijo del once del Madrid y mucho más trascendente para su equipo.

Un ejemplo para los que vienen, como Lucas Silva. El brasileño de 21 años, ha sido presentado  hoy con el conjunto blanco y se le presenta una gran oportunidad de triunfar en el club más laureado del mundo. Pero también, una gran oportunidad para Ancelotti de realizar una nueva reconstrucción en busca del famoso equilibrio. A priori, el ex del Cruzeiro se presenta como un movimiento más del proyecto de futuro que está realizando el Madrid y para dar descanso a Kroos en algunos partidos. Y es que en teoría Lucas Silva viene a jugar ahí, justo por delante de los defensas y como el primer responsable de crear el fútbol blanco. Pivote defensivo y con gran desplazamiento de balón, posee un buen disparo tanto a balón parado como en balón en juego, lo que le ha llevado a conseguir buenos goles en su etapa en el fútbol brasileño. Todo apunta a que se trata de un fichaje anticipando la posible marcha de Khedira en junio, pero veremos si Ancelotti nos vuelve a sorprender con un cambio de posición de un jugador.

Foto: GettyImages

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *