Siguiendo sus propios pasos

Definitivamente el Villarreal ha vuelto. El gol de Jonathan Pereira, aquel 8 de junio de 2013, devolvía al club castellonense a la élite del fútbol nacional, pero todavía faltaba un largo camino por recorrer, la imperiosa necesidad de volver por los fueros que lo hicieron grande. La temporada pasada logró clasificarse para la Europa League, un comienzo para empezar a andar sobre sus propias pisadas –aquellas que dejaron tipos como Riquelme, Forlán, Pellegrini o Rossi- y demostrar que el techo de este equipo está aún por descubrir.

El conjunto amarillo venció ayer al Getafe ante los suyos y selló su clasificación a las semifinales de la Copa del Rey. Por vez primera, los de Marcelino disputarán un pase a la final en el torneo del K.O. El Barcelona de Messi y Neymar será el rival al que los amarillos deberán doblegar para estar el 30 de mayo sobre el césped de uno de los ‘coliseos’ del fútbol español. Apear a los azulgranas, observando su actual estado de forma, bien merece el calificativo de proeza. Atrás quedaron las dudas que envolvían la figura de Messi y, desde su encuentro ante La Real Sociedad, los partidos de los catalanes se cuentan por victorias. El astro argentino ha encontrado en Neymar a su mejor aliado, dentro y fuera del campo, y, esto se traduce en goles y espectáculo. Un rival con el que se verá las caras también este domingo y que tratará de poner punto final a la racha de 18 partidos sin perder, desde que lo hiciera en la décima jornada contra el Valencia.

En Europa League, los ‘groguets’ esperan al Red Bull Salzburg del ariete español Jonathan Soriano. Las aspiraciones intactas en una competición en la que ya saben lo que es quedarse a las puertas de la final. Este año, Varsovia es el objetivo. Los amarillos, junto al Athletic y el FC Barcelona, son los únicos conjuntos que, a estas alturas, están ‘vivos’ en tres competiciones. Cani, Espinosa y Gabriel han dado paso a Campbell y Bailly, pero la sinfonía entonada es la misma. La misma idea, el mismo fútbol. Definitivamente los amarillos han vuelto y lo han hecho siguiendo sus propios pasos.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *