Albinegros por el mundo

Seguro que habrán escuchado más de una vez el tópico de que un jugador “ha fichado por el extranjero” y en muchas ocasiones se queda solo en eso, en el extranjero. No somos conscientes de que un día podemos ver a un jugador de nuestro equipo disputando una jornada de liga y al poco tiempo verlo defender la camiseta de otro equipo ajeno a nuestro país, e incluso, en otra categoría bastante distante a lo que nos tenían acostumbrados. La sorpresa al descubrir sobre qué fue de tal jugador puede suponer que más de uno realice un uso abusivo de interjecciones y hoy os traemos jugadores en activo que en su día defendieron la elástica del Club Deportivo Castellón, ahora mismo en el grupo VI de la Tercera División del fútbol español. La variedad es tal que son hasta 20 jugadores distribuidos en 18 países diferentes, algunos de ellos muy peculiares.

Abrimos la lata con un caso conocido como fue el de Pablo Hernández. Natural de Castellón, sus números extraordinarios en las categorías inferiores del club albinegro hicieron que el Valencia C.F. se hiciera con sus servicios. Sus buenas actuaciones en los equipos a los que fue cedido (Cádiz y Getafe), le sirvieron para asentarse en el conjunto ché, relegando al banquillo en muchas ocasiones al gran Joaquín Sánchez. El estado de forma del castellonense fue tal que Vicente del Bosque decidió hacerle debutar con la selección española en la Copa Confederaciones de 2009. Sin embargo, en 2012 fue traspasado al Swansea de Laudrup, que ya coincidió con él en su época dorada del Getafe y dos años después, decidió poner rumbo a Catar, concretamente al Al Arabi, para el año siguiente marcharse cedido al Al-Nasr de Emiratos Árabes Unidos.

Ángel Dealbert se constituyó como un icono orellut en la última década. Nacido en Bencholl, el central debutó en 2002 con el primer equipo tras pasar por todas las categorías inferiores del C.D. Castellón. Sus buenas actuaciones en la segunda división del fútbol español hicieron que el Valencia, como en su día hiciera con Pablo Hernández, lo fichara en 2009. Tras pasar 3 años en el conjunto valencianista, puso rumbo al Kubán Krasnodar (Rusia) y en 2014 firmó por el Baniyas de los Emiratos Árabes Unidos, coincidiendo en la misma división que Pablo.

Juvenal Edjogo, de origen español se formó en la cantera del R.C.D. Espanyol y actualmente juega con la selección de Guinea Ecuatorial. Además de venir cedido en 2004 al conjunto albinegro, el mediocentro cuenta con una dilatada experiencia en el fútbol español (Levante, Racing, Alavés, Recreativo, Tenerife, Cartagena , Sabadell y Cornellà), y en 2014 decidió poner rumbó a al F.C. Santa Coloma de Andorra, que en los últimos años ha entrado en las eliminatorias previas para entrar a Europa League y Champions League.

Un jugador peculiar fue el japonés Kenji Fukuda. Empezó a jugar en su país natal para luego emigrar a Paraguay y posteriormente a México, donde en apenas un año jugó hasta en 3 equipos diferentes. En 2005 aterrizó en Castellón de la Plana, donde fue más recordado por su rasgos asiáticos que por sus registros goleadores. Los dos años siguientes firmó por el Numancia y Las Palmas, siendo este su último equipo en territorio español. En 2008 puso rumbo a Grecia y en 2010 decidió volver a Japón, pero a sus 37 años aún tuvo fuerzas de fichar por el Yokohama de Hong Kong, la primera división del país donde milita actualmente.

Cuando se anunció su fichaje en 2006 por el Castellón, Alvaro Baigorri venía con buenas expectativas de ser un jugador importante tras pasar por las canteras del Madrid y Atlético de Madrid, dando su salto profesional con el San Sebastián de los Reyes en Tercera. Sin pena ni gloria jugó 4 años en el conjunto orellut, convirtiéndose en uno de los pocos supervivientes que rozaron el ascenso a 1ª a descender a 2ª B en un año. Con el descenso del Castellón, firmó por el Ceuta y al año siguiente puso rumbo a tierras norruegas: primero al Sarpsborg 08 y luego donde ahora juega, en el Moss de la 3ª división.

Jugó un año en el Castellón pero muchos le recuerdan. Gustavo Oberman aterrizó en 2007 desde Argetina tras ganar el campeonato sub-20 en 2005, donde coincidió con Leo Messi. Posteriormente, se marchó al Cluj rumano que disputaba competición europea, aunque su retorno a España no se hizo de esperar, recalando en el Córdoba. El delantero también duró solo un año en el conjunto andaluz, volviendo a tierras argentinas hasta que recientemente firmó por el San Marcos de Arica, de la 1ª división chilena.

Emilio Nsue se formó en las categorías inferiores del Mallorca y representó a España desde la sub-16 hasta la sub-21. El Mallorca decidió cederle al conjunto albinegro en 2008, donde realizó su mejor campaña hasta la fecha en cuanto a juego desplegado y goles anotados. Su buen papel hizo que muchos equipos se interesasen por él, recalando finalmente como cedido en la Real Sociedad. Consolidado tanto en el Mallorca como con la selección de Guinea Ecuatorial, jugó los 4 años siguientes en el primer equipo hasta que pasó a formar parte del Middlesbourgh, de la Championship.

Otro que llegó en 2008 fue uno de los hombres de moda de hoy en día. José Leonardo Ulloa aterrizó en el conjunto orellut cuando era prácticamente un desconocido. Tras pasar por varios equipos en Argentina, el C.D. Castellón pagó por él una cifra cercana a los 600.000€, convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia del equipo albinegro. Muchos éramos los que dudábamos del rendimiento que iba a aportar, pero “El Ciclón” necesitó poco tiempo para demostrar su valía. Sus 14 goles en su primer año hicieron que los pupilos en aquel entonces de Abel Resino se quedaran a las puertas del ascenso a 1ª, para que el año siguiente descendieran a 2ª B, haciendo que los 16 goles de Leo sirvieran en vano. El Almería se aprovechó y pagó un millón por sus servicios. Su buen papel provocó que el Brighton de la Championship pagase 3 millones por él, hasta que el Leicester, un recién ascendido a la Premier este año, desembolsase la friolera de 10 millones por él.

Un canterano albinegro al que le tocó emigrar fue Manuel Bleda. Debutó con el primer equipo en 2009, el mismo año en el que el Castellón acabaría descendiendo a 2ª B. A partir de ahí merodeó por la Tercera División, pasando por el filial del Levante, Burriana, Catarroja y Alzira. Sin embargo, en 2014 firmó por el Belshyna de la primera división bielorrusa para luego fichar por un equipo más peculiar, el Istiklol de Tayikistán donde permanece ahora.

Otra de las víctimas que sufrieron el descenso a 2ª B con el Castellón fue Miguel Palanca. Llegó cedido en 2009 y fue de lo poco potable de aquel desastroso año. Formado en la cantera del Espanyol, debutó con el primer equipo de la mano de Ernesto Valverde. Sin embargo, fue más recordado por su debut con el Real Madrid, cuando Juande Ramos decidió darle entrada frente al FC Barcelona en sustitución del lesionado Wesley Sneijder. Posteriormente, pasó a formar parte de las filas del Elche y del Numancia, hasta que recientemente firmó por el Adelaide United, de la primera división australiana.

Si hay alguien que recorrió media Uruguay, ese fue Omar Pérez. Tras pasar por una decena de equipos uruguayos, aún tuvo tiempo de jugar en Argetina, Ecuador, Rusia y en España, concretamente en el C.D. Castellón en la temporada 2009-2010. En su única temporada, no estuvo a la altura como la mayoría de jugadores. Lo más destacado y que pocos saben, es que su hermano es Diego Pérez, jugador internacional con la selección de Uruguay. Ahora milita en el Central Español de la segunda división uruguaya.

Sus buenas actuaciones en la selección sub-20 de Chile llamaron la atención del Osasuna. Nico Medina dejó su país natal para dar el salto a Europa. El conjunto rojillo se hizo con sus servicios y lo cedió a equipos de menor nivel para que gozara de minutos. Eibar, Huesca y Castellón en el mercado de invierno de 2009 fueron sus destinos. Abandonó la disciplina rojilla para irse al Akademic Sofía, para luego volver a su país y tras pasar por varios equipos chilenos, ahora se encuentra en el San Marcos de Arica, junto al ya comentado Gustavo Oberman.

Internacional con Cabo Verde, David Mendes Silva firmó en 2009 por el conjunto orellut cuando en aquel entonces aún se encontraba en la división de plata. Formado en la cantera del Oporto, empezó jugando en varios equipos de Portugal para luego probar fortuna en Bélgica. Posteriormente, firmaría por el Castellón por un año, que duraría lo mismo que en el Kilmarnock (Escocia). En 2012 firmó por el Olhanense de la primera división portuguesa.

Otro que llegó en el mercado de invierno de 2009 al conjunto albinegro fue Emilio Guerra, cuyo hermano es el delantero del Málaga, Javi Guerra. Tras jugar en una multitud de equipos en España (Vilassar, Reus, Figueres, Linares, Palamós, Sabadell, Granada Atlético, Zaragoza B, Barcelona B, Atlético B y At. Ciudad, el Castellón se hizo con sus servicios para evitar el descenso a 2ª B. La temporada fue nefasta tanto para él como para el equipo. Posteriormente recaló en el Benidorm, Puertollano y Málaga B, para luego emigrar a Rumanía y firmar por el Sageata Navodari de la segunda división. Actualmente juega en el FC Academica Arges, de la misma división rumana.

Emra Tahirovic llegó al Castellón en 2ª B procedente del Örebro (Suecia) tras jugar en las categorías inferiores de su país. Anteriormente, el Lille pagó por él 15 millones de coronas suecas (alrededor de 2 millones de euros) a su club de origen. No acabó de cuajar en sus equipos, y ahora milita en el FC Will 1990, de la segunda división suiza.

Con el descenso administrativo del Castellón a Tercera, llegó Rizvan Umarov. Un mediapunta muy joven y de Azerbaiyán que pese a gozar de pocos minutos, agradó a Castalia. Los impagos por parte del club provocaron su marcha, llegando a firmar por el filial del Anzhi y jugar ahora en el Dynamo San Petersburgo, de la segunda división rusa.

Adolfo Sanz firmó por el conjunto orellut en el mercado de invierno de 2012, procedente del Ribarroja. Tras pasar por equipos humildes como Alginet, Utiel o Burjassot, sus buenos números sirvieron para ponerse bajo las órdenes de Fernández Cuesta. El Castellón se quedó a las puertas del ascenso, pero el rendimiento de Adolfo fue incuestionable. Tras año y medio en el conjunto albinegro, firmó por el Alzira para luego emigrar a Malta, al SK Victoria Wanderers. Sin embargo, poco duró en cambiar de rumbo, concretamente al Omonia Aradippou de la segunda división de Chipre.

Uno de los pocos futbolistas de la provincia de Castellón que se encuentra en el extranjero es Salva de la Cruz. Formado en las categorías inferiores del Villarreal, también pasó por los filiales de Valencia y Albacete, hasta que en 2012 el Castellón apostó por él para defender la portería albinegra. Su primer año fue excelente, tanto a nivel personal como colectivo, consiguiendo el Zamora de la categoría y llevando al Castellón a la promoción de ascenso. Sin embargo, una lesión le mermó mucho, tanto que tuvo que buscarse otro equipo y recalar en el Acero. En 2014, se le presentó la oportunidad de firmar por el Oxford City de la Conference League, la 6ª categoría del fútbol inglés.

Uno de los pocos que se salvó de la temporada pasada del Castellón fue otro guardameta como Adrián Murcia. Se formó en las categorías inferiores del Elche y pasó por Alcobendas, Denia, Mirandés, Salamanca y Mar Menor. El propio Adrián fue quien hizo que Salva tuviese que hacer las maletas, tras firmar en el mercado de invierno de 2013. En 2014 firmó por el Birkirkara maltés, disputando la Europa League.

El último de la lista es Sergio Iglesias, que coincidió la misma temporada con Adrián Murcía. Natural de Cádiz y tras una dilatada experiencia en el fútbol español (Cádiz y Sabadell, entre otros), llegó al conjunto orellut procedente del Conil con 34 años. Al año siguiente firmó por el Lincoln de la 1ª división de Gibraltar.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *