¿Ya no lo echamos?

Este es un artículo de opinión en el cual quiero defender la figura del entrenador del Fútbol Club Barcelona, Luis Enrique. Con calma pero sin prisa, sin menospreciar y sobre todo con moderación, ni ayer era el peor entrenador de la historia culé ni hoy supera a Guardiola.

Todo aficionado blaugrana que haya seguido durante unos años al club sabe perfectamente de la vertiginosidad de este equipo como institución y del entorno que le rodea. 2 partidos malos, un mal entendido con un jugador y 3 portadas bastan para que un director técnico en apenas 4 meses esté sentenciado, ya no sirva, y se pida su cabeza. Algo parecido le ocurrió a Guardiola, pero incluso en menos tiempo, miren como acabó la historia…

El tiempo pone a cada uno en su lugar, el fútbol es sabio. Luis Enrique vino prometiendo trabajo, mucho trabajo, disciplina liderazgo y rigor. Y pese a que le ha costado alguna bronca con la estrella y amo del vestuario, el asturiano  está manteniendo lo que prometió (siempre y cuando directiva y entorno le dejan).

2

Tras el partido en San Sebastián el nerviosismo culé empezó a carburar, el eterno dramatismo culé se ponía en marcha para atizar a un hombre de la casa, que siente el escudo y que casi no había tenido tiempo ni para conocer a su equipo. De repente aparecieron artículos y portadas en contra del asturiano, el hombre ya no servía para dirigir a este equipo, no tenía condiciones… Ahora parece que todo vuelve a la normalidad. Los jugadores son los protagonistas de este juego, el elemento que decide, pero pienso que: ¿algo tendrá que ver Luis Enrique en la mejora de nivel de juego y de resultados que ha mostrado el Barça en las últimas fechas, no? Me “harté” de ver portadas en su contra, hoy me “harto” de ver portadas elogiando a los ‘Messis’, los ‘Neymars’, etc (merecidas muchas de ellas). Hecho en falta alguna elogiando la figura del asturiano, diciendo cómo tras quedarse sin el apoyo de Zubizarreta y Puyol (dos de sus valedores en el club) y en medio de una crisis institucional como la que vive el club; el entrenador blaugrana ha conseguido reconducir la situación deportiva.

Varias han sido las claves para la mejora de la situación deportiva del Barça: Messi ha superado su conflicto con el entrenador y el argentino está muy motivado, con ganas, está fino y  presiona como hacia tiempo que no se le veía presionar; los compañeros ven que el astro tiene ganas, tira del carro y estos se contagian del ímpetu del argentino. Parece que poco a poco va encajando su juego con el del brasileño Neymar que cada vez es más determinante en el juego culé aportando goles y asistencias. Suárez a falta de goles está aportando mucho trabajo, asistencias y crea mucho peligro en el área rival. Iniesta parece que con el paso de las jornadas va encontrando su lugar en el sistema culé y va afinando su juego sutil.

1

Luis Enrique explicando el juego del Barça, la posición de Messi y la importancia de Luis Suárez. Imagen cortesía de @Javi_pitu

Otra clave es el estado físico de los jugadores (algo que se echaba en falta las últimas temporadas), las rotaciones de Luis Enrique, tan criticadas, han surgido efecto y los jugadores están frescos y todos tienen su cierto grado de importancia. Cierto es que jugadores como Sergi Roberto o Douglas no gozan de muchas oportunidades pero con una plantillla tan extensa es complicado que todos tengan una cantidad de minutos aceptable. Otro acierto en las rotaciones es la portería: tanto Bravo en liga, como Ter Stegen en Copa y Champions están cumpliendo con creces. El chileno es el portero menos goleado de la competición doméstica, mientras que el alemán ha cautivado a la parroquia culé con su asombroso juego de pies y algunas grandes intervenciones.

Por otra parte, el segundo entrenador Juan Carlos Unzué se ha convertido en una figura clave, el ex entrenador de porteros del Barça ya era conocido por muchos de los actuales pilares de la plantilla ya que estuvo en el equipo durante la época de Rijkaard y en las dos primeras temporadas de Guardiola. Parece que además de aportar muchos aspectos tácticos, también hace de unión entre los jugadores y Luis Enrique, una especie de mano izquierda ante el rigor del asturiano.

Con este artículo no quiere decir que Luis Enrique sea el mejor entrenador del Barcelona, sino defender en cierto modo su posición tras las criticas recibidas (algunas de ellas injustas); tampoco aseguro que vayamos a ganarlo todo, igual no ganamos nada o igual sí lo ganamos todo, desde luego si el equipo sigue jugando y apretando como en las últimas fechas es más posible triunfar, vivos en todas las competiciones estamos, veremos…

3 Comments

  1. Marco

    05/02/2015 a las 19:50

    El problema es que con los entrenadores la gente no tiene paciencia y más los equipos grandes. A pesar de que ahora el Barça está mejor en cuanto vuelva a pinchar le volverán a criticar rápidamente.

    • Álvaro Ferro López

      05/02/2015 a las 22:47

      Toda la razón Marco, y sí muy probablemente cuando vuelvan aparecer una serie de malos resultados se apunte al míster

  2. Capi

    06/02/2015 a las 20:12

    “Lucho” ha estado prácticamente toda la temporada en el punto de mira, cuestionado. El plus de confianza sabe que se lo otorgan determinadas personas y la afición pide más. Cuando esté Barcelona de sus frutos más de una boca callará el técnico culé. Fantástico artículo Pichi, bravo, chapeau 😉

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *