A un paso del éxito

El Villarreal visita mañana uno de los templos del fútbol mundial, el Camp Nou. Con unas dimensiones propias de un estadio de ensueño puede albergar un total de 98.787 en sus gradas. En sus butacas, un público exigente acostumbrado a la victoria, quiere ve a sus estrellas brillar una noche más. Las puertas del campo abren de nuevo el 11 de febrero para albergar una semifinal de Copa del Rey en la que los anfitriones reciben a unos inquilinos dispuestos a consumir en territorio ajeno a modo de goles.

Desde Vila-real brota la emoción, la esperanza y la ilusión en un momento histórico para un club joven que pese a no sumar títulos en sus vitrinas se sitúa como uno de los equipos más importantes a nivel nacional. La gente cree. Piensan que un buen resultado en Barcelona encarrilaría totalmente la eliminatoria. En dos ocasiones ha llegado el Villarreal a una semifinal (Europa League y Champions League) pero nunca lo había logrado en competición copera. Por ello, es un plus para los jugadores pero sobre todo para la afición que ve de nuevo cerca algo que parece ser cada vez más complejo visto el mundo del fútbol conforme está actualmente, un título.

El Villarreal no puede quejarse de su situación económica, pero no cabe duda que se sitúa muy lejos económicamente de equipos como Sevilla o Valencia que son sus principales rivales. Por ello mismo, que el Villarreal siga vivo en Copa y con esperanzas de pasar de ronda por su nivel de forma actual llama la atención y nos hace pensar que algo se está haciendo bien desde la ciudad vecina de Castellón. La forma de gestionar el equipo, sus grandes ojeadores y la filosofía de fútbol que se enseña desde niños en la escuela del club son los pilares fundamentales que se trasladan de forma directa al primer equipo en forma de éxitos, que no necesariamente deben ser títulos. Los pies en el suelo.

Cheryshev, Vietto, Musacchio y Bruno son los pilares del Villarreal. Todos ellos son jugadores de primer nivel que cualquier club desearía sumar a sus filas. En el Villarreal cuajan a la perfección y están llevando al equipo a unos límites inimaginables para una afición que hace solo dos años quedaba desterrado a la Segunda División española tras una sospechosa mala jugada que sufrió en los últimos minutos de competición. Esto queda atrás y mañana vuelven a aproximarse a su cima histórica. ¿Qué mejor que poder disputar una semifinal con el que posiblemente sea uno de los mejores equipos de la historia del Villarreal? Incita a creer, ¿verdad? Mañana es el día. Vila-real vibra.

Foto portada: vavel.com

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *