Lucho, ¿Qué pasa con Pedro?

Es innegable que la derrota en Anoeta marcó un antes y un después en la dinámica del FC Barcelona esta temporada. El haber desperdiciado la oportunidad de recortar distancias al Real Madrid tras su tropiezo en Mestalla y la desconcertante decisión de Luis Enrique de sentar a sus dos astros más brillantes en el partido frente a la Real Sociedad fueron el detonante de una crisis deportiva que no tardó en salpicar al ámbito institucional del club catalán. Rodaron cabezas y, otras se salvaron por los pelos. Zubizarreta hizo las maletas tras lanzar un órdago a Josep María Bartomeu y Luis Enrique acaparó junto a Messi, día sí, día también, las portadas de los diarios deportivos nacionales por sus supuestas rencillas, que, según los grandes medios, habían desembocado en una guerra interna dentro del vestuario. Sin embargo, los excelentes resultados cosechados por el cuadro culé durante las semanas siguientes amainaron el temporal que azotó intensamente Can Barça.

Luis Suárez dio un paso adelante y recuperó su idilio con el gol, Neymar demostró por enésima vez ser el mejor socio de Leo Messi y, el argentino recuperó su mejor versión, la de antaño. La ‘MSN’ tiró de aquel carromato estancado, que veía como el bólido blanco amenazaba con perderse en el horizonte. La reacción llegó a tiempo y el FC Barcelona encadenó once victorias consecutivas que le permitieron avivar sus opciones en todas las competiciones.

Desde la pesadilla de Anoeta, el técnico asturiano ya no introduce variaciones arriba. Ha trasladado las rotaciones a las demás líneas, otorgando privilegios propios de otro estamento al ‘Big Three’. Estos encuentran su máxima expresión en la figura del argentino Leo Messi, que, desde entonces, ha disputado absolutamente todos los minutos, tanto del campeonato doméstico como de la competición continental. Por su parte, el extremo brasileño y el ariete charrúa se reparten las sustituciones entre sí para dar entrada a Pedro Rodríguez. El canario fue de la partida esa noche en Donosti junto al ‘pistolero’ y al joven Munir y, desde entonces, sus apariciones partiendo desde el once inicial han sido contadas (Elche – Barcelona y Barcelona – Levante).

El protagonismo de ‘Don Pedro’ ha menguado progresivamente durante las dos últimas campañas, y es que desde que Tito Vilanova abandonó el banquillo azulgrana no ha contado con tanto apoyo como acostumbraba en la ‘era Guardiola’. El tinerfeño nunca fue predilecto del Tata Martino, que prefirió disponer de Alexis Sánchez para las grandes citas, relegando por tanto al español al rol de revulsivo. Con la marcha del técnico rosarino y la decisión de un recién llegado Luis Enrique de hacer caja con Alexis, en lugar de con Pedro, se vislumbró un halo de esperanza para el tinerfeño que, sin embargo, vio como el millonario aterrizaje de Luis Suárez a la ciudad condal le volvía a arrebatar el protagonismo.

A pesar de que ha ido perdiendo peso en el equipo, las estadísticas no achacan su escaso protagonismo a un bajo rendimiento, ya que cuenta con notables registros goleadores. En lo que llevamos de campaña, el tinerfeño ha anotado diez tantos en 1641 minutos –en todas las competiciones-, por lo tanto, ostenta un promedio realizador de un gol cada 164 minutos. El coeficiente de esta temporada no tiene nada que envidiar al de otras campañas, en las que solía ocupar un puesto en el once inicial. En las temporadas 2010-2011 y 2011-2012, su promedio fue de una diana cada 197 minutos y un tanto cada 166 minutos respectivamente. No obstante, está lejos de su mejor registro, que lo alcanzó en su primera temporada en la categoría de oro del fútbol español (2009-2010) en la que promedió un gol cada 135 minutos.

En la presente campaña, Pedro Rodríguez suma cinco asistencias, cifras superiores a las alcanzadas en otras temporadas como la 2009-2010, en la que repartió cuatro o la 2011-2012, en la que cedió tres pases de gol. Teniendo en cuenta que aún no hemos entrado en el mes de marzo, no sería descabellado que superara también las siete y ocho asistencias promediadas en las campañas 2012-2013 y 2010-2011. Los números dictan sentencia.

Pedro espera su oportunidad y no la desaprovecha, ya sea de extremo, de falso nueve o de lateral derecho. Trabaja como el que más y no dice una palabra más alta que otra. Luis Enrique le prometió minutos, le dijo que sería importante en el proyecto. El técnico asturiano es sabedor de que no le está concediendo tantos minutos como le gustarían al canario, pero su continuidad no se cuestiona y valora su compromiso. Flaco favor le han hecho los enfados de Neymar y Luis Suárez al ser sustituidos por este. Por suerte, Pedro no tiene ego de crack.

3 Comments

  1. Oscar

    01/03/2015 a las 14:58

    Lo que debería de hacer es marcharse del Barça en cuanto pueda. No cuenta para Luis Enrique.

  2. Miguel Mascarell

    01/03/2015 a las 18:28

    Pep lo rescataría.

  3. Vicente Ortiz

    02/03/2015 a las 0:44

    Sería fichajazo para el Valencia!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *