Coraje, garra e ilusión

Coraje, garra e ilusión son los tres aspectos que definen a un club reñido con la historia. 92 años cumple el equipo de la plana baja en uno de sus mejores momentos de la historia. El club, clasificado para Europa League se disputa en las próximas semanas su futuro en el cual muchos groguets quieren estar presentes. La competición europea es ahora su prioridad más importante y es que debe ser, hasta en tres ocasiones se ha quedado el Villarreal a las puertas de vivir una final de este calibre. Su siguiente tren pasa por Sevilla pero no solo pasa el tren sino también u autobús y un avión del Villarreal repletos de aficionados que se desplazarán el próximo 19 de marzo a la capital andaluza para disfrutar de una jornada de fútbol de primer nivel. Los cuartos de final están en juego y el “Submarino”, con su afición a bordo surcarán las aguas del Guadalquivir en busca del pase de ronda.

El coraje de un equipo ganador. El Villarreal cuenta su historia reciente con una amplia serie de éxitos de los que pocos equipos pueden presumir. Tres semifinales de Europa, una de Copa, un segundo puesto en la élite española y los tres últimos ascensos a la Primera División vislumbran a la perfección lo grande que es este club. Una población que sale adelante gracias a la cerámica, un pueblo que se pasea por Europa y una afición pequeña pero guerrera que apoya a su equipo hasta el final. No todos pueden vestir de amarillo, solo los ganadores, los que tengan ansia de ganar, de triunfar y de ver a su equipo en lo más alto. ¿Complicado? Nada es imposible. El cuadro groguet se ha hecho mayor y tiene hambre, hambre de títulos. El de Europa League es su primer objetivo.

ALMERÍA - VILLARREAL

Foto: Falso9blog.com

Garra de león. Ganas, fuerza y espíritu combativo es lo que tienen los jugadores del Villarreal. Y no solo los del actual plantel, sino todos los que han pasado por aquí. Desde Molina a Craioveanu o Cazorla, de Forlán a Godín, de Riquelme a Sorín o Rossi, de Reina a Capdevila pasando antes por Marcos Senna y sin olvidar a la leyenda viva: Bruno Soriano. Todos ellos guerreros, fuertes, desconfiados y bestias cuando pisan el terreno de juego. La historia del Villarreal se sigue escribiendo con la letra de estos magos del balón. Hay algo que a todos ellos les une, un sentimiento, el sentimiento amarillo, el sentimiento del equipo menor con ganas de comerse al mayor. El equipo que con lucha y garra ha conseguido hacer cosas muy grandes para una afición que siempre ha sido fiel a su equipo.

vavel com

Foto: vavel.com

Ilusión por ser campeón. Quizá sea eso lo que le falte al Villarreal para culminar una serie de grandes actuaciones de forma constante, un título, un simple trofeo que haga ver al mundo de qué pasta está hecho este club, un símbolo de lo que todos esperan que es ver al Villarreal haciendo una vez más historia. La emoción, el sentimiento y la ilusión que vive cada aficionado del Villarreal al ver a su equipo una temporada más en la élite no tiene descripción y es que el verdadero hincha del Villarreal, el de corazón, no necesita un trofeo para sentirse el mejor.

teinteresa es

Foto. teinteresa.es

Si echamos en un caldero coraje, garra e ilusión y removemos con una pala el ingrediente que nos sale tiene nombres y apellidos y es Ferando Roig, partícipe activo en la historia reciente más destacada del Villarreal. El club no sería lo mismo si este señor no hubiera llegado nunca a comprar el club ni tendría la importancia que cobra a causa del tiempo un proyecto que empezó hace más de 20 años. Fernando Roig es y será el principal baluarte para la afición una afición que siempre que puede le agradece la Presidente su buen hacer en la población.

roig

Foto: estadiodeportivo.com

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *