Jesé y las segundas oportunidades

Jesé tuvo mala suerte hace un año prácticamente. El 18 de marzo de 2014 sufrió una gravísima lesión frente al Schalke en el Bernabeú. Antes de esa lesión, Jesé era el suplente más efectivo de la Liga BBVA. El canterano gozaba de un juego lleno de energía, calidad y con facilidad para ver portería. Su calvario se prolongaría durante meses con la incógnita de saber si el rendimiento volvería a ser tan espectacular.

Casi un año después hay ciertas dudas en el entorno sobre el canario. No ha tenido fortuna porque su vuelta ha coincidido con el momento más delicado del equipo durante la temporada. Siempre ha entrado en partidos complicados donde sus compañeros estaban perdidos y no ha entrado en juego prácticamente. Su salida al campo coincide con un esquema 4-2-4 que paradójicamente no ayuda a la creación de jugadas ofensivas. Además, se ha visto anulado por marcajes de varios hombres en zona y sin opciones de pase para compañeros. Por lo tanto, es justo reconocer los grandes problemas que a nivel futbolístico ha padecido para mostrar un gran rendimiento.

jeseee

Fotogalería: www.corazonblanco.com

A nivel psicológico hay otras variantes analizables para explicar las dudas que ofrece Jesé en el campo. Es un futbolista que destaca por imprimir explosividad en cada acción y hacía del regate su arma para desarbolar a los rivales. Sin embargo, Jesé en 2015 no se atreve a probarse en carrera. Parece tener miedo de romperse, su principal virtud se ha convertido en un temor cada vez que el balón llega a sus pies. Puede ser cuestión de confianza y el paso de los partidos deje sin razón a este artículo. Por el bien del fútbol, esperemos que ocurra y Jesé vuelva a disfrutar con la energía que hacía disfrutar a la afición madridista.

Dicen que la raza humana sigue existiendo gracias a las segundas oportunidades. Jesé demostró ser un futbolista talentoso y ese don siempre es el mejor recurso para salir de situaciones complicadas. Tiene que regresar el canario a sus orígenes para medir a sus rivales en velocidad. Debe recuperar la fe en su potencial y su transición a jugador decisivo será más sencilla. El equipo debe ayudar a Jesé porque el conjunto necesita al canterano para salvar momentos complicados durante los partidos. La segunda oportunidad tiene su primer gran capítulo hoy porque nunca es tarde para volver a la senda del triunfo.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *