Marcelino capitanea el submarino

Marcelino García Toral capitanea un submarino repleto de aficionados, jugadores, sentimientos y emociones. El compromiso que asume el cántabro abarca prácticamente todo lo que rodea al Villarreal. Sus decisiones forman parte del desarrollo anual de un club que tiene sus aspiraciones situadas arriba. Todo esto conlleva una responsabilidad que exige máxima atención para un capitán como Marcelino. Sus decisiones suelen sorprender al respetable llegando a ponerlas en entredicho en diversas ocasiones. La cuestión que ahora nos planteamos es la siguiente: ¿Planifica Marcelino de una manera adecuada los sistemas de juego para el equipo?

marcelino g. toral

Marcelino dirige un entrenamiento | Marca

Para responder a la pregunta cabe recapitular hasta el inicio del ciclo deportivo. Marcelino, disponía de prácticamente todo a su disposición: un cuerpo técnico preparado, una plantilla consagrada y unos buenos fichajes que refuerzan un equipo que va a disputar tres competiciones. Como acostumbra el técnico, apuesta por un once en el cual los retoques son más bien pocos. Ciertos jugadores, los más destacados, apenas suman minutos en el banquillo. Pero esto difiere al haber competición entre semana, es decir, cuando el Villarreal debe disputar un duelo europeo o bien un cruce copero. Dependiendo del rival al que deben afrontar, Marcelino saca en la jornada futbolística anterior un once u otro. Es decir, si el Villarreal se juega el pase copero un miércoles, el sábado, para la Liga pone un equipo repleto de futbolistas no usuales.

Quizá el planteamiento de Marcelino sea el más sensato pero llega el momento de analizar si estas decisiones han surgido un efecto positivo de cara al desarrollo del Villarreal en las tres competiciones. Para ello, debemos trasladarnos hasta el 15 de febrero cuando el Villarreal se deja tres valiosos puntos en Vallecas. Marcelino experimenta de nuevo y deja en el banco a los jugadores más importantes del equipo por tal de darles descanso para el importante duelo europeo que pronto les acecha. En cambio, esta decisión le sale cara, pues pierde frente a otro monstruo de la táctica, Paco Jémez. Tras la derrota, el equipo se descuelga de sus rivales y sufre la gota gorda para superar al Salzburg en Europa League en el partido de ida. En Liga, de nuevo, vuelve a jugar con suplentes y casi le sale caro, 1-0 y pidiendo la hora frente a un alicaído Eibar.

Marcelino-García-Toral6-564x272

Marcelino preocupado tras perder un partido | El Athletic Club

Más adelante, el Villarreal preparaba la vuelta de una esperadísima semifinal frente al FC Barcelona. Pero para ello, antes, tuvo que probar suerte en el Bernabéu con un Villarreal totalmente irreconocible, repleto de futbolistas de banquillo que salieron al campo y tras un buen partido y con algo de fortuna consiguieron dar la sorpresa y firmar la excepción que rompe la regla. El partido de Copa se perdió pero por suerte el equipo remontó el vuelo y en Liga volvió a ganar con los no habituales. Una vez más, y en Europa League, Marcelino pone a todos los titulares disponibles frente a un Sevilla que con fortuna vapuleó y prácticamente eliminó al Villarreal de la competición. Pese a ello, Marcelino siguió fiel a su estilo y en Almería sacó a los jugadores del banquillo con los que de nuevo perdió tres valiosos puntos en una jornada que de nuevo le apartaba de todas sus aspiraciones por conseguir una plaza para Champions League pero también para superar al Sevilla con el cual se enfrenta próximamente en Liga.

Villarreal-s-Coach-Marcelino-G_54393966725_54115221152_960_640

Macelino desesperado | El Mundo Deportivo

Entonces ahora cabe volver a hacerse la pregunta de antes y responderla: ¿Planifica Marcelino de una manera adecuada los sistemas de juego para el equipo? Pues parece ser que no. El técnico ha apostado por algo que tan solo equipos con un gran fondo de armario podrían afrontar. A falta de la vuelta de Europa League, Marcelino ha perdido una final de Copa, una Europa League en la que tenía aspiraciones y una buena plaza liguera que ponga en apuros a equipos como Valencia, Atlético o Sevilla que aparentemente pelean por una plaza en Champions League. Marcelino, no ha jugado bien las cartas esta temporada y pese a estar haciendo una campaña de infarto no cabe duda que puede hacerlo mejor, No obstante, sigue siendo el técnico adecuado para el Villarreal CF.

Marcelino

Foto vía: LFP

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *