Manuel Bleda, un valenciano en Tayikistán

La de Manuel Bleda (Massamagrell, 31 de julio de 1990) es una de esas curiosas historias que esconde el fútbol menos mediático. Tras probar fortuna en diferentes equipos del fútbol valenciano, el delantero, de 24 años, milita ahora en Istiqlol Dushanbe, de la primera división de Tayikistán. Un país poco conocido al que llegaría con escala previa en la fría Bielorrusia. Lejos, aunque menos que el país oriental, queda también aquella pretemporada con el primer equipo del Levante, que no terminaría de la forma deseada debido a una inoportuna pubalgia.

RC: Primer español de la historia en la liga de fútbol de Tayikistán, ¿cómo contactan contigo?

MB: Pues contactan conmigo despues de un partido en Bielorrusia. Vinieron a verme y no sabía nada, la situación economica en Bielorrusia no era la mejor ya que se nos adeudaban 5 meses y decidí marcharme.

RC: Suena un poco atrevido, ¿no? ¿Fue difícil convencerte?

MB: La verdad que al principio no sabía donde estaba Tayikistán, pero después de hablar con ellos me pareció un club serio que aspiraba a todo, y no me costó mucho decidirme.

RC: Entre Afganistán y Pakistán… ¿No es una zona un poco conflictiva?

MB: La verdad que por suerte Tayikistán se mantiene al margen de todo tipo de conflicto y eso la verdad que se agradece.

Manuel en su presentación con el Istiqlol Dushanbe

Manuel en su presentación con el Istiqlol Dushanbe

RC: A 7779 km de casa, ¿qué es lo que más se echa de menos?

MB: Lo que más echo de menos es la comida, la familia, los amigos y la verdad que todo en general. En España se vive muy bien. Ahora con la crisis lo estamos pasando un poco mal, pero la comida, el clima, etc… Muy bien.

RC: Tayiko, persa y ruso son los 3 idiomas oficiales del país, ¿con cuál te llevas mejor?

MB: El ruso es el idioma que mejor llevo por el tema de que ya había estado antes en Bielorrusia, y más o menos me desenvuelvo bien.

RC: ¿Cómo es un día normal en la nueva vida de Manuel Bleda?

MB: Bueno pues me levanto pronto todas las mañanas a desayunar. Luego nos vamos a entrenar, y por las tardes solemos irnos un compañero español que ha llegado este año (José Ballester), un compañero serbio y yo, al centro a tomar café, o a ver tiendas, visitar cosas… Así se mata un poco el tiempo (se ríe)

El valenciano tras conquistar su primer título en Tayikistán

El valenciano tras conquistar su primer título en Tayikistán

RC: Alguna anécdota desde que estás ahí

MB: Anécdotas desde que llegué, muchas. Por ejemplo, un día iba en un taxi con mi compañero serbio y el taxista empezó a hablarme en tayiko. Nosotros nos empezamos a reír porque no pillábamos nada y el conductor me preguntó: ¿A qué no eres de Tayikistán? Y ya no paramos de reír.

RC: ¿Cómo es la Champions asiática? ¿Cuál es vuestro objetivo en ella?

MB: Bueno pues la Champions asiática es muy exigente, como cualquier competición internacional. La verdad que no teníamos objetivos definidos en ella ya que es la primera vez que la jugamos, y lo cierto es que nos está yendo bastante bien. Vamos segundos con 4 puntos, y en nuestro grupo están el actual campeón y el subcampeón. Pero pensamos en ir paso a paso.

RC: Campeones de Copa, en la pelea por la liga… ¿Cómo es el nivel del balompié tayiko?

MB: Pues la verdad que a mí me sorprendió cuando llegué. Técnicamente hay jugadores muy buenos. El problema aquí es tácticamente, que son bastante desastre. Nosotros por suerte trabajamos todo y se nota a la hora de ver resultados.

RC: ¿Qué fue lo que más te sorprendió?

MB: Lo que más me ha sorprendido es el estado de los campos. Hay algunos que no se pueden ni jugar de lo mal que están, pero al final te adaptas, sí o sí.

Manuel en su etapa en el Belshyna Babruisk (Bierrolusia)

Manuel en su etapa en el Belshyna Babruisk (Bierrolusia)

RC: Antes de llegar al Istiqlol militas en el Belshyna Babruisk bielorruso, ¿qué diferencias encuentras entre la cultura futbolera de ambos países?

MB: Sobre todo el ambiente en los campos. En Bielorrusia la gente iba con bengalas y mucha escolta policial. Aquí vienen a los campos con sus tambores a animar medio cantando y chillando.

RC: En su día jugaste también en el filial del Levante, llegando a realizar una pretemporada con el primer equipo, ¿qué falló para que no llegaras a la élite?

MB: Pues una lesión grave. Por desgracia me rompí el tendón del abductor y no me recuperaba. Al final resultó que todo venía por culpa de una pubalgia, y entre todos decidimos que era mejor pasar por quirófano.

RC: Y ahora ¿qué tendría que suceder para que volvieras al fútbol español?

MB: Pues lo primero sería que un equipo se interesase por mí, y luego, estudiar también lo que tendría fuera y valorarlo todo. Pero si es en España, volvería muy a gusto. Siempre he dicho que quiero jugar en primera división y ojalá se pueda cumplir.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *