Morata endulza una insípida España

España logra los tres puntos, sí, pero continua con la sensación de haber mojado su pólvora desde que piezas importantes dejaran la Selección. Una victoria insípida, con muy pocas notas positivas, y cero novedades en la libreta de Vicente Del Bosque. Además, las notas ajenas a lo ocurrido esta noche en el Sánchez Pizjuán tampoco ayudan: la Roja deja atrás a Ucrania, pero sigue persiguiendo a Eslovaquia en la clasificación para la Eurocopa de 2016. 

De hecho, la previsión de esta España con nuevos aires era la de vencer y convencer ante el conjunto ucraniano, que no tenía con qué meter en jaleos al conjunto español. Y, en efecto, no lo hizo, pero tampoco se dejó aplastar. El equipo dirigido por Fomenko no dio casi ningún problema en lo que a peligro sobre la portería de Casillas se refiere. Juanfran estuvo atento aunque fracasó en algún encuentro con Konoplyanka. Uno de ellos pudo costarle el empate, cuando la pelota cayó sobre Rotan tras un mal despeje del cuestionado portero del Real Madrid. Incluso Tymoschuk pudo sorprender con un diparo desde la frontal que se mantuvo lejos de crear murmullo en Nervión.

Morata da la nota

Si algún apunte en claro y subrayado de color verde se ha llevado Del Bosque en su libreta -además de una receta mágica con Isco, Iniesta y Silva en segunda línea- es el de Álvaro Morata. El delatero de la Juventus está cumpliendo con creces en Turín y ha llegado a la lista del seleccionador para no salir de ahí de cara al europeo. No se dudó se alinearle de inicio. El ex madridista cuenta con la confianza de su técnico y, aunque en el encuentro de hoy también haya terminado bastante lejos de maravillar, Morata ha dado una de las ligeras notas positivas de España esta noche.

Isco, Iniesta y Silva: un trío casi orgásmico

Si bien es cierto que el espectáculo está asegurado juntando a estos tres magos, hoy el público, ansioso de ver conejos salir de chisteras, se ha levantado de su butaca con ganas de más. De muchísimo más. Lo de este trío en la noche de hoy fue como ir a ver al cine la película más taquillera del año y salir de la sala sin ver el final.

Se notó que el trío es orgásmico, pero el orgasmo no llegó. Se dieron varias combinaciones Iniesta-Morata que dotaron de luz la conexión entre el centro y el ataque español, pero siempre fueron puntuales. No se creó un rodaje continuo de la pelota entre los tres junto con Morata y tampoco una compenetración brillante digna de volver a aplastar Europa con el pulgar.

Sensación desalmada

La nota negativa fue general. Es un error puede especificar en qué línea o qué jugador desentonó. Lo cierto es que España no gozó de tantas ocasiones como se presuponía en la previa el encuentro. Tras el gol, Ramos estrelló el balón en la cruceta en un cabezazo marca de la casa, pero la Roja llegaba sin ideas a la zona de tres cuartos. Con determinados destellos, pero con una sombra general.

Se hizo evidente en el Sánchez Pizjuán que el futuro de la Selección Española no ha caído en un foso sin fondo. Está ahí para echar mano, pero falta acostumbrarse los unos a los otros. Muchos partidos restan para que comience el campeonato, y antes de jugarlo hay que conseguir jugarlo. Eslovaquia sigue a tres puntos.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *