Futbolistas antisistema

A día de hoy, mezclar fútbol y política es prácticamente inevitable. Hay muchos futbolistas que han manifestado su ideología política sin tapujos. Los hay de izquierdas, de derechas, de centro, apolíticos, ácratas, desentendidos y antisistema, que es el tema neurálgico de este artículo opinativo. Si hay un futbolista que representa el paradigma del fútbol antisistema, ese es Javier Poves Gómez, que tras recalar en el Sporting de Gijón, abandonó y se embarcó en una viaje mundial.


Cada vez que consumimos años, o dígase el tiempo, la política influye más en nuestras vidas hasta el simple hecho de que ha afectado al deporte del balompié. Estamos hablando del fútbol negocio, donde los máximos dirigente de x clubes defraudan a hacienda, estafan a los socios o ingresan cuentas en Suiza. Los jeques igualmente han dinamitado el fútbol, y un buen ejemplo es el jeque Ali Syed que aterrizó en Santander con los supuestos “petrodólares” para enriquecer al Racing y llevarlo al éxito rotundo. Pues el jeque indio resultó ser un auténtico estafador que no pagó a los jugadores, ni a la Agencia Tributaria ni cualquier tipo de impuesto. El panorama en el fútbol se ha visto desarticulado, enredado y manchado. El espectáculo está servido, pero los fraudes, timos o amaños deterioran el bien interno del fútbol. Esto ha radicado especialmente en las aficiones o ultras más radicales, que tras la subida del precio de las entradas, muchos han decidido manifestarse en contra del fútbol negocio. Ejemplo: El Rayo Vallecano.

Ali_Syed_tomo_posesion_Racing.jpg (700×533)

Foto: As.com

Fruto de estas desavenencias, se ha desarrollado una cierta actitud de aversión hacia el fútbol actual, es decir el moderno. Algunos futbolistas como Javier Poves, Oleguer o Trévor Francis se han declarado antisistema, y ahora vamos a ver porqué y cómo:


 

1- JAVIER POVES GÓMEZ

jp (SÍ)

Foto: RealSporting.com

Este futbolista natural de Madrid, es una persona antisistema. Su posición es la de defensa central. Critica el fútbol negocio porque lo considera un medio con ánimo de lucro, en el que los representantes, dirigentes, televisiones siempre son los beneficiados. A Javi le encanta el fútbol, pero se vio obligado a dejarlo cuando jugaba en el Sporting de Gijón porque no podía soportar vivir en esa esfera futbolística mediática. Luego se reenganchó y volvió a coger las botas para jugar en la UD San Sebastián de los Reyes (Madrid) pero tras permanecer solo 5 meses, decidió colgar las botas de nuevo, y no sabemos si volverá a vestir una elástica. Cualquier persona que viera a Javi, pensaría que es radical, macarra, proxeneta o chulo, pero es una gran y buena persona. Defiende los valores morales del ser humano, defiende la libertad de expresión y no aguanta a los futbolistas millonarios que lo quieren todo y que solo piensan en ellos mismos. Él apoya la siguiente frase dicha por Eduardo Galeano, un periodista uruguayo: “La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí”. 

“El fútbol es corrupción” Esto es lo que dijo Poves en una entrevista exclusiva para Canal+. Como consecuencia de ello, como decíamos antes, colgó parcialmente las botas, y se embarcó en una aventura: dar la vuelta al mundo. En su particular viaje, pasó por todos los continentes: África, Asia, Australia, América y Europa. Quería ver mundo y observar las desigualdades sociales que predominan en la actualidad. En la entrevista a C+ también afirmó que la forma de educar a los niños desde pequeños no era la más adecuada. La reeducación es clave para que los niños se centren en lo importante y no desvaríen. “Mi familia lloró cuando les informé de abandonar el fútbol premeditadamente”. Mis amigos se lo tomaban con guasa. Mis peores momentos fueron cuando me desplacé a Brasil y a Senegal. Dormía en una hamaca y en Senegal te podías contagiar por Malaria”. La contrajo, pero el viaje le humanizó.

Juan Sabas, su último entrenador del UD Sanse hablaba así de él: “Cuando me enteré de que había dejado el fútbol por el tema de la corrupción y prostitución del mismo, le dije que tenía una pedrada en la cabeza, pero Poves me contó lo de su viaje y ahora es otra persona, le ha beneficiado”. Y esta ha sido la historia de Javi Poves, un futbolista atípico, misionero e independiente. “Es más fácil juzgar que pensar”. Palabras del propio madrileño, indiferente y desabrido a la realidad de la sociedad de masas.


2-OLEGUER PRESAS I RENOM

Ole(sí)

Foto: cup.cat

Oleguer, más conocido como Ole, jugó en el FC Barcelona y dejó huella. Campeón de Liga, Copa del Rey y Champions, el catalán ahora se dedica a la política. Está afiliado a un partido político catalán: Candidatura d’Unitat Popular, de rama ideológica independentista, euroescepticista,  anticapitalismo, comunismo libertario, democracia participativa y pancatalanismo. Oleguer ha reconocido varias veces que no le gusta y no comparte el funcionamiento de la sociedad, regida por los intereses económicos. La escritura también le apasiona. Es redactor en la revista Ordint la trama y en ella no se amilana en escribir sus pensamientos, certidumbres y creencias. El exfutbolista del Barça, Gramenet y Ajax se pronuncia para exhibir la realidad en la que vivimos: desmantelamiento, injusticias sociales y nula transparencia. Oleguer guarda un paralelismo con Javi Poves: aman el fútbol pero repudian todo lo que le rodea (fichajes o transferencias, representantes, movimientos, etc).

Pero lo que de verdad cuestionó la profesionalidad del antisistema millonario fue el caso Bemba. En la madrugada del 27 de septiembre de 2003, Oleguer estaba en el bar Bemba de Sabadell junto a más gente de aspecto alternativo, y sobrepasaron el cierre nocturno. Con lo cual, los antidisturbios detectaron un jaleo destacado y se aproximaron para detenerlos. Finalmente, el exfutbolista fue absuelto.  Así como anécdota, en alguna ocasión los compañeros de club de Oleguer: los Xavi, Iniesta, Deco, Ronaldinho, Belleti, Valdés, le cantaban: «Oleguer, solidario, reparte tu salario» para cachondearse de él. Cuando más se lo cantaron fue en el regreso de fiesta a la ciudad condal tras la consecución del título del liga en el Ciutat de Valencia ante la UD Levante. La ruptura con la marca deportiva Kelme se produjo y Oleguer se desvinculó del fútbol tras colgar las botas en verano de 2o11 cuando defendía los intereses del Ajax.


3- SÓCRATES 

3

Nos encontramos ante Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliviera, el Doctor del fútbol y de la democracia. Para muchos, el “Che Guevara del fútbol”. El excapitán de la selección brasileña era un pedazo de futbolista, pero se le recuerda por sus ideales políticos y por sus pensamientos y credenciales.  Los futbolistas mueren, pero las ideas no. Era un futbolista peculiar, en cada partido solía portar cintas en la cabeza en las que se leían mensajes políticos invocando a la paz y en las que exhibía orgullosos lemas contra el Apartheid o pedía auxilio para Etiopía. Su padre no le dejaba jugar al fútbol pero Sócrates se rebeló contra él y pudo completar su sueño. Con 1,91 de estatura y calzo de 37, Sócrates tenía una conducción de pelota magistral, ostentaba una visión de juego  fuera de serie y además tenía gol. Muchos os preguntaréis el mote que le acuñaron de Doctor, pues bien, el brasileño estudió Medicina y se licenció en Filosofía, además de que tenía un arbusto de ideas implantadas en su cabeza: inigualable. Lo que realmente marcó la vida de Sócrates fue el hecho de que su padre le quemara los libros de doctrina bolchevique en 1964 tras el golpe de estado de los militares brasileños. El flaco quería cambiar el mundo.

Extradeportivamente Sócrates se deshinbía en exceso: alcohólico, fumador y mujeriego. Odiaba entrenar y no tardó en hacerlo público. Al margen de esto, Sócrates tuvo una gran actuación en el mundial de España de 1982 pese a que la canarinha fue eliminada por Italia en lo que se conoce como la Tragedia de Sarrià, donde la selección Italiana de Paolo Rossi le ganó a la Brasil de Zico, Júnior y Sócrates por 3-2 en 1/4. Mientras tanto, el Doctor triunfaba en el Corinthians ganando el Campeonato Paulista de 1982. La Democracia Corintiana marcó un antes y un después en la vida de Sócrates. El de Sao Paulo quiso instaurar plena democracia en el Timao: justicia, igualdad y libertad.

“El fútbol se da el lujo de permitir ganar al peor. No hay nada más marxista que el fútbol”. “Mi ideal es un socialismo perfecto, donde todos los hombres tengan los mismos derechos y deberes, una concepción del mundo sin poder”.

Así hablaba el pediatra, sin tapujos, con la verdad por delante, sin señalar a nadie, reflexionando y haciendo crítica sobre las injusticias sociales. Su muerte, la más dulce del mundo, con su Corinthians campeón un domingo por la tarde en Brasil, un deseo hecho realidad. Sócrates puede descansar tranquilo en su tumba, la del campeón barbudo que daba lecciones, la del “otro Sócrates” filosófico, la del moralista utópico, la del antisistema y la de la delicia. El faro de la Alejandría brasileña abusó del alcohol y de la buena vida, y la cirrosis pudo con él, pero no con su magia.


4-CRISTIANO LUCARELLI

 4

El chico de Livorno, ese que estuvo en 13 equipos diferentes pero que solo amó una con pasión y locura: el Livorno. La historia de Lucarelli es controvertida, estremecedora y alentadora. Es una historia de amor y desamor a la vez, paradójicamente, al más puro estilo italiano. Entre fachadas desconchadas y ropa multicolor tendida,  a los niños livorneses sus padres no les cantan nanas, sino «Bandiera Rossa» [Bandera Roja, una canción popular italiana utilizada como himno de comunistas y socialistas en Italia].

“Es difícil ser livornés y no ser de izquierdas”

Livorno es símbolo de la izquierda en Italia desde que Antonio Gramsci y Amadeo Bordiga abandonaron el Teatro Goldini, donde se celebraba un Congreso del Partido Socialista, para fundar la escisión roja de la hoz y el martillo aquel 21 de enero de 1921, -Lucarelli se lo sabe de memoria-. El livornés, cuando era pequeño no se entendería con los demás. Mientras que la mayoría de sus compañeros y amigos coleccionaban distintos cromos de fútbol de la Serie A y eran fans del Inter, AC Milan, Roma, Juve, Lucarelli solo compartía una pasión: el Livorno. Era uno de esos chavales que se enamoran de donde nacen antes de enamorarse de lo que casi todos: el fútbol. Maurizio Lucarelli, padre de la criatura, le llevaba siempre al Armando Picchi, el estadio de Livorno Calcio cuando la squadra amaranto jugaba en la categoría C2, lo que sería equivalente en España a 3ª división. A Lucarelli le encantaba acudir al estadio para tifar, es decir, para animar y alentar a su equipo hasta el final, como mandan los cánones de los ultras. 

“Yo tengo 3 hijos, y el cuarto es el Livorno”

Palabras de su padre Maurizio, militante del PCI (Partido Comunista Italiano)y uno de los culpables de la adición incondicional del Livorno sobre su hijo Cristiano, que tras pasar por varios clubes de categoría baja como el Cuoiopelli, Perucia, Padova, el Valencia CF, un grande del fútbol español y europeo le fichó. Sin embargo, Lucarelli nunca tendría sitio en el equipo ché, campeón de Copa del Rey en el 1999 ante el Atlético de Madrid (3-0). Mendieta, el Piojo López, Vlaovic, la cobra Ilie, etc. Cristiano quería que su representante Carlo Pallavicino le llevase directo al Livorno, pero este le dijo que no estaba ahí para cumplir sueños sino para que el joven Lucarelli ganara todo el dinero que se merecía. Con el Padova tuvo la ocasión de meterle un gol al Livorno y lo hizo. El delantero aprovechó un pase de Totti y en el momento en que marcó lo celebró efusivamente: se desquitó la camiseta azzurra para mostrar un lema: “El Livorno es una fe y los ultras sus profetas”. Además se podía apreciar la cara de Ernesto Che Guevara, el líder de la Revolución Cubana. Lo pagó caro el punta livornés. Los ultras del Padova, la Juventud Cruzada, de ideología ultraderechista, invocó cánticos en contra de él: «Lucarelli comunista, vuélvete al Livorno». 

Lucarelli regresa a su hábitat en 2005 para jugar en el Livorno Calcio, ya asentado en la Serie A y dispuesto a competir por no descender. Su temporada es mítica, ya que se adjudica el trofeo individual Capocannoniere, que le acredita como máximo goleador de la Serie A, con 24 tantos. Cabe decir que se quedó a 1 tanto de lograr la Bota de Oro, compartida esa temporada por los colosos Forlán y Henry. Durante las 4 campañas que militó Cristiano en el Livorno, el futbolista portó el dorsal 99 en conmemoración y homenaje a las Brigate Autonome Livornesi, los ultras del Livorno, siempre presentes. Tanta pasión acaba explotando y la confianza da asco. Algo así le debió de pasar a Lucarelli, que ayudaba diariamente a trabajadores livorneses donándoles dinero. El 99 acabó agobiado y se marchó del Livorno porque los tifosi le cantaron el peor insulto que se puede escuchar en Italia: MAFIOSO. 

El Shakthar Donetsk fue el equipo que pagó 9 millones de € por el futbolista italiano. Allí no se sintió cómodo así que rehizo las maletas y tornó a Italia, pero esta vez para vestir la zamarra del Parma FC. Le dijo a su representante que quería retornar al Livorno así que durante la temporada 2009/2010 su sueño se volvió a hacer realidad. Durante los primeros compases de la temporada, fue recibido en el Armando Picchi con pitos, provenientes de la Curva Norte. Él mismo los bautizaba como pseudoamigos. Pero la reconciliación llegaría a base de goles y dedicaciones del 99 hacia las gradas del Armando Picchi. Sobretodo sus goles abundantes al AC Milan, uno de los máximos rivales del Livorno.

«Otros futbolistas se compran Ferraris. Yo me compré la camiseta del Livorno»

La filosofía de un mito del Livorno: lucha constante, amor eterno y frenesí roja. Porque a pesar de las desavenencias que tuvo con la Curva Norte, que le sepultaron, Lucarelli supo recomponer su vida a base de pensar y luego actuar.


 

5- JOHAN CRUYFF

Barcelona 76-77 Road Johan Cruyff.jpg (1280×845)

Catalogado como uno de los mejores futbolistas de la historia, Johan Cruyff jugó a fútbol durante los años 60, 70 y 80 y fue entrenador durante parte de los 80 y 90. El neerlandés implantó un estilo de juego, bautizado como el fútbol total y caracterizado por el toque rápido, posesión de la pelota y remate certero. Explotó en el Ájax de Ámsterdam donde ganó un buen puñado de Eredivises (Liga holandesa) y sobretodo 3 Ligas de Campeones consecutivas. Luego el FC Barcelona se hizo con sus servicios. En el conjunto catalán, el tulipán de oro rebajó sus goles en detrimento de su juego. Ya no vimos a un Cruyff demoledor arriba, sino a un Johan asentado en el mediocampo donde monitorizaba el juego culé desde el cimiento de la mediapunta para dar cobertura a Rexach y a Clares. En el Ájax obtuvo 246 goles en 328 partidos, mientras que en el cuadro blaugrana logró 51 goles en 184 partidos. Él no era el dueño de la pelota, él quería que la pelota fuese dueño de todo el equipo. Hacía malabares con ella y no se escondía. En el 92 forjó el Dream Team formado por la siguiente columna vertebral: Zubi-Koeman-Pep-Laudrup-Stoichkov-Romário. El Barça se proclamó campeón de Europa por primera vez en su historia contra la Sampdoria de Mancini.

Pero no vamos a hablar sobre su fútbol, que fue legendario, sino de su ideología: el cruyffismo. Quería el bien para su equipo, para el club, no era un egoísta, a Johan le encantaba compartir todo. Pero al Barça le ha hecho la cruz porque todavía el FC Barcelona le debe dinero por la Fundación del propio J.C. Hay un pequeño defecto en el crack neerlandés: el inconformismo. “Nosotros fichamos a Romario, ellos fichan a Desailly.. .con esto se dice todo”. Fueron palabras de Cruyff, una persona ejemplar y un jugador que marcó una época en el mundo del balompié.

«El fútbol es sencillo, pero el fútbol sencillo es lo más difícil de conseguir que existe»


 

Paolo Sollier

 

 

-Euforia por el Periodismo. Información al detalle.
-Opinión.
-Reportajes | Entrevistas | Análisis
-Desde agosto del 95 viviendo el fútbol como si fuera lo último que existiese.
-Valencia CF |@PlusValencia | @PlusFutbol
-“Demosiografía futbolística”.

2 Comments

  1. Gerardo

    10/04/2015 a las 22:00

    Me gustó este artículo, enhorabuena a su autor.

  2. Pingback: Futbolistas de izquierdas: a contracorriente | Plus Fútbol

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *