El Racing en manos del racinguismo #OportunidadRRC

Cuando ya falta poco para que la ampliación de capital finalice, la afición racinguista da un último empujón para conseguir llegar al objetivo de cubrir el capital necesario y con ello evitar que el equipo entre en liquidación.

Para conseguirlo han sido diversas las actividades organizadas por los aficionados. Varias peñas y aficionados se echaron a la calle en Santander, Santoña, Colindres, Laredo, Reinosa, Torrelavega o El Astillero entre otras localidades para recoger en huchas los donativos de aficionados que querían ayudar a que el Racing siguiera con vida.

También se organizó una fiesta el día 25 de abril en el exterior de los Campos de Sport donde hubo actividades para niños, conciertos y se subastaron multitud de camisetas donadas por jugadores que pasaron por el Racing y que quisieron ayudar al equipo de algunas manera. Aquí citamos algunas de ellas aunque fueron donadas bastantes más:

Ezequiel Garay- Real Racing Club 2007/08
Gai Asulin- Racing
Iván de la Peña- RCD Espanyol
Racing de Avellaneda- firmada por plantilla
Benayoun- Liverpool
Aouate- Selección de Israel
Racing: Asociación de Ex Jugadores con fecha 22-4-2015 firmada por Quique, Colsa, Munitis, Higuera, Victor…
Cristian Portilla- Honved Budapest
Sergio Canales- Real Sociedad
Toño Martinez- Racing y botas
Guadalajara CF
Villareal CF- cedida por Marcelino y firmada por toda la plantilla
Sergio Sánchez- Racing
Iván Marcano- Oporto FC

A día de hoy la supervivencia del Racing está asegurada gracias a los más de 12.000 nuevos accionistas que han recado más de 1 millón de euros unido al paquete accionarial mayoritario aportado por la asociación de exfutbolistas del Racing.

Se puede decir que por fin el Racing es de los Racinguistas y que no va a haber ninguna persona con el control absoluto del equipo.

Desde PlusFutbol.es queremos aportar nuestro granito de arena para que un histórico como el Racing siga adelante por muchos años más.

Twitter: #OportunidadRRC

Web:       OportunidadRRC

Hace más de cien años, varios jóvenes santanderinos crearon un equipo de fútbol que comenzaría a aglutinar voluntades y a ser guía de sentimientos. Tardó muy poco en convertirse en la principal referencia de una identidad colectiva que se ha fortalecido en las victorias, los anhelos, las esperanzas y también en la amargura de las derrotas, enseñando a varias generaciones a levantarse unidos de los fracasos.

El Racing de Santander se ha convertido en el más valioso patrimonio deportivo que tiene y que ha tenido Cantabria. Es un patrimonio que trasciende al escaso bagaje de sus bienes materiales, e incluso de sus éxitos deportivos, porque está formado por las ilusiones comunes que durante un siglo depositaron personas de diferente tiempo y condición social. Así se ha construido uno de los equipos históricos del fútbol español y el más sólido argumento para sentirnos orgullosos de nosotros mismos.

Durante los últimos cien años, el Racing ha atravesado momentos de extrema dificultad, en sintonía con las delicadas situaciones sociales que se vivieron en diferentes épocas. En los años cuarenta, cuando la posguerra y el incendio de la ciudad asolaron los ánimos y sembraron incertidumbres, el club también pareció hundirse en la desesperanza de las categorías más ínfimas. Pero de la misma forma que la ciudad comenzó a reconstruirse de las cenizas, también el Racing supo ponerse de pie desde la Tercera División y recuperar, en 1950, el prestigio de la máxima categoría con un equipo inolvidable y admirado en toda España.

En los últimos años, el Racing ha venido sufriendo una crisis moral y deportiva tan dolorosa como la que sufrieron los racinguistas de la posguerra y del incendio de Santander. Las llamas de la ambición, del pillaje y del expolio, sumieron al club en una situación límite y en un descenso que amenazó con la desaparición. Pero gracias a una afición que se mantuvo firme y a un equipo que levantó la admiración de todos aquéllos que aún mantienen la fe en la honradez del deporte, el Racing ha logrado emprender un ejemplar camino de salvación donde aún falta mucho camino que recorrer. Se ha dado un gran paso expulsando a unos dirigentes indignos y logrando el ascenso a Segunda División, pero es necesario un esfuerzo más.

Los racinguistas del siglo XXI tenemos la oportunidad de romper los lazos accionariales de una perniciosa mayoría que ha asolado el futuro del club. Podemos convertir la propiedad del Racing en la suma de la más valiosa sustancia, nuestra voluntad. No desaprovechemos esta oportunidad histórica para crear un club sostenido por nuestros propios sueños.

Acude a la ampliación de capital. Ahora es el momento de un nuevo Racing, el nuestro, el Racing de nuestros sueños.

autor: Raúl Gómez Samperio

2 Comments

  1. Racinguista23

    26/04/2015 a las 21:47

    Una batalla más superada por el Racing.

    Hay que seguir luchando hasta el día 30.

  2. #OportunidadRRC

    27/04/2015 a las 21:03

    Muchas gracias a todos los que de alguna manera ayudáis al Racing.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *