En busca de nuevos horizontes

El Granada CF de Abel Resino se encuentra sumido en una crisis deportiva total. Con 25 puntos sumados en 33 jornadas, se coloca 19º en la tabla (penúltimo) a 4 de la salvación. Quedan 15 puntos en juego y la permanencia pasa por Los Cármenes, el santuario del Granada. La inestabilidad deportiva es un caos, los futbolistas no están cumpliendo con las expectativas y los fichajes han estado desacertados. Una de las noticias positivas ha sido la cesión de Rober Ibáñez, con 4 tantos. La acumulación de lesiones ha sido un factor determinante para el devenir del Granada CF, que podría completar su annus horribilis si los resultados no cambian en las últimas 5 finales. Granada cree.

La historia del Granada CF es compleja. Un club tan humilde como el nazarí no se marcaba el reto de ascender hasta 1ª división en tan solo 2 temporadas consecutivas. El motivo fue la llegada del inversor italiano Giampaolo Pozzo, que compró acciones del club andaluz. Actualmente es el propietario del club, ya que en 2009 se hizo con el control de gran parte de las acciones. Desde entonces, dos ascensos seguidos y sufrimiento en 1ª durante 3 temporadas. Giampaolo, el empresario italiano, también es el dueño absoluto del equipo Udinese Calcio, de la Serie A. Quizás el hecho de la mezcolanza sobredimensionada afecte a la unión del equipo. En cada partido se percibe inseguridad (numerosas pérdidas de balón incomprensibles), desorganización (jugadores descolocados y desubicados en la cancha), fragilidad (tanto defensiva como ofensiva) y sobretodo incertidumbre (sin ideas para la elaboración del juego). Que Fran Rico, uno de los capitanes, lleve solo 2 goles menos que Jhon Córdoba (máximo goleador del equipo) lo dice todo. O por ejemplo, Rober Ibáñez, un recién llegado en el mercado de invierno, lleva en su cuenta 1 gol menos que Córdoba. Son datos que no invitan al optimismo, datos que señalan que la brújula está desorientada.

Además, este Granada es el equipo más goleado de la categoría junto al Córdoba (61 goles en contra). Por su parte, ambos conjuntos igualmente son los menos goleadores (21). Al principio de temporada Joaquín Caparrós se hacía con las riendas del cuadro rojiblanco, pero los tropiezos en Liga y la eliminación en 1/8 VS el Sevillla FC, sentenciaron al técnico de Utrera, que llegó a romper un número del diario Marca en una rueda de prensa debido al 0-4 que le encascó el Real Madrid. Las 4 victorias en toda la temporada corroboran una hecatombe en la ciudad de la Alhambra. Las salidas de Buonanotte al Quilmes, Siqueira al Atlético de Madrid, Ighalo al Udinese, Pereira al Mallorca, Brahimi al Oporto y Tiago Llori al Liverpool han condenado al Granada CF, ninguneado en las facetas de juego. El núcleo del juego no lo asume nadie. Fran Rico es el único que pone todo su empeño, pero no se ve auxiliado por nadie. Piti no está exhibiendo su nivel de juego alto habitual. Ni siquiera Rubén Pérez. El ex del Atlético de Madrid solo ha jugado 9 partidos. Las lesiones de Javi Márquez, el propio Rubén, Babin, Murillo, Eddy, Lass han condicionado al equipo. Desde la última victoria contra el Málaga (1-0) en Los Cármenes tenemos que remontarnos al sábado 7 de marzo, hace casi 2 meses. La peor estadística es la pésima racha del Granada fuera de casa. Solo han sido capaces de obtener 3 puntos en su salida a San Mamés, una de las más difíciles. Paralelamente, el Córdoba CF, colista de la Liga, también venció en Bilbao. No obstante, las únicas 4 victorias del equipo han sido por la mínima: VS Dépor (2-1), Elche (1-0), Athletic (0-1) y Málaga CF (1-0), cosa que acacha a los pupilos de Resino la carencia absoluta de gol. Pólvora mojada entre Success, Riki, Rochina, Córdoba y Candeias.

El espíritu granadino debe apelar a la salvación, por la ciudad, por la tradición, por la cultura, por el folclore pero sobretodo por el FÚTBOL. Unidos han de estar de la mano, no separados como los esclavos. El frenesí nazarí ya explotó la temporada pasada con aquel gol del nigeriano Ighalo, que también logró la gesta de los 2 ascensos seguidos. Un futbolista infravalorado que se fue por la puerta grande. Patria querida, aquí hasta jugó Maradona, sí, un mísero día, pero el pelusa se fue por el sufrimiento, se convive aquí con ello, aunado a una buena dosis de euforia en las gradas, unos jugadores entregados, algunos más que otros, pero la ilusión y el delirio es innegociable.

victoria-ighalo--665x230.jpg (665×230)

Ighalo marca el gol de la salvación | Ideal

Artículo dedicado a Fran Molero Navarro, un fiel y leal granadino, un hooligan legal.

-Euforia por el Periodismo. Información al detalle.
-Opinión.
-Reportajes | Entrevistas | Análisis
-Desde agosto del 95 viviendo el fútbol como si fuera lo último que existiese.
-Valencia CF |@PlusValencia | @PlusFutbol
-“Demosiografía futbolística”.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *