La intrahistoria de Tittyshev

Esta es una historia de las que suelen estar tapadas, escondidas o refugiadas. Se trata de un aficionado del West Ham United que un día debutó con el equipo Hammer de la mano de Harry Redknapp. Fue en un amistoso contra el Oxford City, un equipo regional. Steve Davies, el puro aficionado recuerda ese día como uno de los mejores de su vida. Marcó, pero le anularon el gol. Tenía nueve años cuando vio una final de Copa por la tele, la que ganó el West Ham al Fulham en 1995. Desde entonces, no ha parado de seguir a su equipo, porque pensaba que ganarían siempre.

Corría una mañana de 1994, cuando Steve Davies acudió a un partido amistoso de pretemporada del West Ham United, de la Premier League, junto a su mejor amigo: Chump. El rival fue el Oxford City, un equipo regional, y el partido terminó 5-0 para el West Ham. Pero lo más importante no fue aquello, sino el debut de un aficionado, de Steve Davies. Durante la primera parte, el aficionado no cesaba en meterse con Lee Champan, un jugador del West Ham. “¡Levante el culo, Lee!”, “¡espabila!”, eran algunos de los gritos de Steve. Entonces, en la segunda parte resulta que se lesionó Lee y al entrenador de los Irons ya no le quedaban más cambios, pues decidió dar entrada a Steve Davies. El vacilo constante del hooligan provocó la charla entre Harry Redknapp, el míster, y Davies: ¿Crees que lo haces mejor que Lee? ¿Quieres jugar? Steve aceptó el reto y se dispuso a ponerse la equipación y a salir al campo.

“Le llamábamos Steve el loco porque estaba como una cabra, hacía muchas trastadas y siempre la liaba”. Chump, amigo de Steve.

El momento más épico fue cuando por megafonía se gritó: “Con todos ustedes, ¡Con el número 3 a la espalda: Tittyshev el matador búlgaro!”, porque Harry se lo había parloteado al speaker. Dermot Gallagher, el árbitro que dirigió aquel partido intrascendente, no creía lo que estaba viendo. Igualmente el presidente del Oxford City Brian Cox, que dijo que nadie juega con un espectador, ni de broma. Steve se había tomado unas cervezas y fumado unos cigarros antes de “debutar”. Sin embargo, no jugó nada mal. Los propios futbolistas del Oxford City se llegaron a pensar que era futbolista, pero no sabían de donde había salido. Pues Tittyshev marcó un gol por toda la escuadra. Él mismo lo rememora: “Alvin Martin me pasó la pelota, la recibí como si fuera un cohete y entre dos defensas en el área me perfilé para disparar y la pelota la envié al fondo de la red. Fue un momento de locura, de pasión. La grada estalló y lo celebró a lo grande”. Sus colegas Chump, el gordo Bazz y Kelly, la ex de Steve, fueron los que más vociferaron por el gol.  Harry Redknapp alzó su pulgar y también lo festejó.

“Cada vez que había un silencio, Steve se metía con Lee Champan”. Dermot Gallagher.

std

Dily Mirror | Harry & Tittyshev

Al día siguiente nadie le creía, puesto que no había salido absolutamente nada en los periódicos de Inglaterra. No obstante, tras 2 días del suceso (30/07/1994), el periódico The Sunde tirada nacional, publicó un artículo sobre la peripecia de Steve Davies, el fan que jugó 40 minutos en el club Hammer. Escogieron las fotografías de su amigo que las realizó durante el partido. Sus padres no daban crédito a lo que leían, sobretodo Pat Davies, la madre. Ella nunca esperaría que su hijo fuera un hooligan, estaba paralizada cuando leyó las páginas centrales del diario inglés. Fue el escritor y periodista Jeff Mais, el que a mediados de 2013, y después de toda una vida buscándole, logró al fina publicar la historia de Steve Davies. Una leyenda que hoy en día, sigue paseándose por Molley Ground, cada vez que juega el West Ham en Upton Park. Sin más dilación, es una historia que contará a sus nietos y que pasará de generación en generación, porque Steve Davies no es un aficionado cualquiera, es un aficionado que tuvo valentía.

“Ayer jugué con el West Ham United y marqué un gol”

Pero lo que nadie sabe es que su gol fue anulado por el linier. Tittyshev anotó en posición ilegal. Estaba en fuera de juego por escasos centímetros. Steve le recriminó al árbitro pero éste hizo su trabajo y después bromearon. Y esta es la intrahistoria de la leyenda de Tittyshev, el aficionado que jugó 40 minutos con el West Ham. Y es que las historias son más bonitas cuando el tiempo pasa. Porque aquél 28 de julio de 1994, Steve Davies fue mejor que Lee Champan.

Captura de pantalla 2015-05-02 12.50.25

Dedicatoria de Harry a Davies | Canal+

(Historia rescatada por Michael Robinson, presentador y director del programa Informe Robinson, de Canal+).

-Euforia por el Periodismo. Información al detalle.
-Opinión.
-Reportajes | Entrevistas | Análisis
-Desde agosto del 95 viviendo el fútbol como si fuera lo último que existiese.
-Valencia CF |@PlusValencia | @PlusFutbol
-“Demosiografía futbolística”.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *