«Ten hijos y criarás cuervos»

El propietario del Valencia Peter Lim ha adquirido los derechos de imagen de Cristiano Ronaldo a través de su empresa Mint Media, por lo que la publicidad del astro portugués aumentará en Asia durante los próximos años.

A priori, es un gran negocio para ambos. Aun así, a cierto sector de la afición valencianista no le ha sentado muy bien esta transacción. A mi parecer, todos los negocios que puedan ser rentables para el magnate singapurense lo son de forma indirecta también para el club de la capital del Turia, pues de su poder adquisitivo depende gran parte de la economía del club. Todo lo contrario sería morder la mano de quien te da de comer.

¿Desde cuándo un empresario multimillonario no es libre de involucrase en los negocios que cree convenientes para seguir creciendo económicamente? Para empezar a entender esto, hay que conocer el interés de Lim por los negocios y el fútbol.  Ya intentó comprar el Liverpool y el Atlético de Madrid y, finalmente, se decidió por el Valencia gracias a la insistencia del presidente Amadeo Salvo, sin duda, la figura más importante en el proceso de venta para conseguir que el ‘murciélago retomara el vuelo’.

Sin contar con el apoyo de la Liga de Fútbol Profesional ni de algunos medios de comunicación influyentes en Valencia, Lim decidió convertirse en máximo accionista de la entidad che y en menos de un año ha conseguido revalorizar la marca «Valencia Club de Fútbol» en todo el mundo. La nueva ‘Megastore Adidas’, locales para ver los partidos del Valencia en Singapur, los fichajes millonarios y acuerdos de patrocinio internacionales le avalan.

Además, Lim sigue teniendo en sus manos otros negocios relacionados con el mundo del deporte. Por ejemplo, es uno de los grandes inversores del Gran Premio de Fórmula Uno de Singapur. A nadie le importó el pasado año la compra de un equipo de octava división inglesa, incluso, resultó hasta cómico o gracioso. También cabe destacar que Mint Media es ajena a Meriton Holding, el fondo de inversión a través del cual adquirió las acciones del conjunto valenciano.

 Y por supuesto, el Valencia CF también es un negocio para él, pero un negocio en el que, al igual que con Cristiano Ronaldo, ambas partes ganan con la transacción.  Y lo más importante es que gran parte de la afición sigue confiando en su gestión.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *