Bon vent i barca nova

Otamendi lo ha conseguido. Su deseo de marcharse a otro equipo y mejorar sus prestaciones deportivas y económicas se ha cumplido. El jugador deja atrás al conjunto ché y fichará por uno de los dos Manchester, presumiblemente el City, a cambio de unos 43 millones y la posible cesión de algún jugador. La escuadra de Nuno pierde a su mejor jugador, al líder de la defensa y del juego aéreo, una venta difícilmente subsanable a nivel deportivo. Pero también a nivel sentimental.

Nicolás Otamendi llegó al Valencia previo pago de 12 millones de euros al Oporto más tres en variables y tras una cesión de 6 meses al Atlético Mineiro. Suplente en el conjunto portugués, supuso un gran desembolso para un jugador que, en aquel momento, no estaba en el mejor momento de su carrera. El Valencia apostó por él, más que nadie. El jugador llegó, se hizo el líder de una defensa totalmente nueva y se convirtió en la referencia defensiva de una línea de 4 inédita y que fue la tercera menos goleada del campeonato liguero. La mayoría de expertos y aficionados coincidían: Otamendi había sido uno de los mejores, sino el mejor, central de la Liga 2014/2015. Además de su férrea defensa y potencia al corte, también es un goleador nato en las jugadas a balón parado, como demostró ante rivales como el Atlético o Real Madrid.

Pero acabó el curso, y tras un año espléndido, se quiso ir. Y su agente lo hizo público mientras él competía en la Copa América, no de la mejor forma posible. Posteriormente, el jugador, confirmaba las palabras de su agente. Un jarro de agua fría para la grada de Mestalla, que veía como un jugador que se había convertido en la prolongación de la afición en el césped por su carácter y entrega, tenía la intención de irse. Y en su derecho está. No tiene 20 años, puede ser su último gran contrato y podrá aspirar a ganar títulos.

Pero no puede irse sin que le diga que allí será uno más, que tal vez fracase, que no será un ídolo en tierras inglesas ni se le dará tanto cariño como aquí. Que nadie dudó de su profesionalidad hasta estos días en que ha faltado el respeto al club que le paga. Dentro del terreno de juego, jugando con molestias o recuperándose de un esguince en pocos días, su actitud era irreprochable a lo largo de la temporada. Un jugador capaz de parar a Messi (al menos unas cuantas veces). El heredero de Ayala, un central de un nivel que hace una década que no se veía en Mestalla. Quién sabe, tal vez si Otamendi se quedara, en unos años su lona y su nombre hubieran estado en la fachada de nuestro estadio, rememorando un jugador de época leyenda. Pobres de aquellos que compraron su camiseta y ahora quieren quitarse el ’23’ y su nombre, yo ya estoy curado de esos males. Pero no fue así, solo se le recordará como un gran central que estuvo de paso un año y se fue a otro equipo de malas formas y siendo desagradecido, borrándose del objetivo que él no ha cumplido aún, que es que el Valencia esté en la Champions League.

Otamendi es el jugador que todo aficionado quiere en su equipo, olvidando su falta de profesionalidad, claro está. Garra, potencia y hasta gol. El empuje de toda una hinchada que quiere a peloteros que se lo dejen todo en el césped. Perdemos como equipo con la salida de Otamendi y ganamos como club. Pero otros mejores se fueron (y la mayoría se estrellaron) y otros vendrán.

 

Bon vent i barca nova

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *