Al Rayo le puede la presión

En este Rayo – Deportivo hemos visto que un equipo ha pasado por encima del otro. El Depor con una buena presión arriba, ha conseguido apagar el juego de los locales.

El primer y tercer gol del Deportivo han llegado a la contra. En el primero, Fajr, tras la recuperación de la pelota, da un  buen pase a la altura del borde del área a Luis Alberto, que centra al área donde Celso Borges hace un espléndido remate de cabeza al palo largo. En el tercero, un pase largo a Lucas Pérez (tras otra recuperación en el medio campo) lo deja solo contra el portero, consiguiéndolo batir. El gol del Rayo llega con un pase al área, el cual Ebert deja pasar, engañando a la defensa, quedándose Embarba solo frente a Lux metiéndole el gol. El segundo gol del Depor vendría del saque de centro de este gol del Rayo: pase a la banda para JuanFran, que llega fácil hasta el área, donde realiza un mal centro, pero que la defensa no consigue sacar bien, cogiendo Luis Alberto el rechace para disparar en el centro del área y meter el gol.

El Rayo, fiel a su  estilo de juego, ha querido sacar el balón jugado desde atrás. Pero aquí es cuando entra la presión del Deportivo, haciendo que la defensa no estuviera cómoda tocando, provocando numerosas pérdidas de balones en su propio campo, originando una gran cantidad de ocasiones al contrataque. En cuanto a los contrataques del Deportivo, se ha visto un juego rápido, que podemos dividir en dos clases de ataques: robo en el medio campo, y un pase en largo para Lucas Pérez, que se adentraba solo en el área (así, por ejemplo, llegó el tercer gol); luego se ha podido ver un juego rápido y eficaz por las bandas, tanto con los titulares JuanFran y Luis Alberto, como Luisinho saliendo en la segunda parte por el propio Luis Alberto, centrando continuamente al área donde siempre habían, al menos, dos jugadores blanquiazules buscando el remate.

En el otro lado del campo, se ha visto un Rayo lento, sin ideas claras y con poco tiro. A eso hay que añadirle una defensa sólida del Depor, con las líneas bien marcadas, haciéndose notar la veteranía de los jugadores ayudada del entrenamiento y duro trabajo que aporta Víctor, su entrenador. Además de todo esto, se podría decir que el Rayo ha jugado sin ganas a partir del segundo gol del Deportivo, con la impotencia que supone ver cómo te marcan en la siguiente jugada al gol que te daba el empate, y que no acaban de encontrar portería y no sacaban el balón jugado como ellos querían. Esta impotencia se vio, por ejemplo, con la protesta de Ebert, que supuso su expulsión.

En definitiva, al Rayo le falta mejorar mucho, tanto en defensa como en ataque; aunque hay que decir a su favor, que jugaron con un gran número de bajas. Por otro lado, el Deportivo es un equipo ordenado, con un estilo de juego bien marcado y que saben plasmar perfectamente en el campo; tiene jugadores de calidad, destacando en casi todos los partidos Celso Borges y Lucas Pérez.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *