La doble L

El Deportivo de la Coruña se impuso el pasado domingo al Espanyol en Riazor por 3-0, donde el equipo local sigue demostrando su buen juego.

El primer gol llegaría a balón parado: Fajr centra al área donde iba a recibir el balón Oriol Riera, que solo tendría que haber empujado, pero es Álvaro quien, al intentar despejar, golpea la pelota y la mete en su propia portería. El segundo gol sería una jugada entre Lucas y Luis Alberto: Lucas coge el esférico en medio campo, quien con una galopada se introduce en el campo del Espanyol, pasa a Luis Alberto, para que este se la devuelva y le deje solo contra el portero y le pueda batir. Por último, el tercer gol viene de otra recuperación en el centro de la zaga, Fajr pasa a Oriol, este da un pase en profundidad (el cual Lucas, el más listo de la clase, deja pasar porque estaba en fuera de juego) que llega a pies de Celso, el cual solo tiene que dar un pase para dejar tirado al portero y la defensa, y que Lucas pueda meterse con el balón en la portería.

Se ha podido ver de nuevo un Deportivo bien plantado en defensa, esta vez siendo Sidnei y Lopo los protagonistas, dejando que el Espanyol solo pudiera tirar desde fuera del área. El único tiro desde dentro de la propia área sería de Marco Asensio, que frente a Lux no es capaz de efectuar un buen disparo. Sería el propio Asensio el que dispondría de un tiro, nuevamente sin gran peligro, desde fuera del área y un tiro al larguero de Diop. Todo lo contrario se vio en la otra área, donde la defensa del Espanyol dejó entrar a Lucas y Luis Alberto a placer.

Pero, la pregunta es, ¿es culpa de la defensa del Espanyol o acierto del ataque del Depor? La verdad es que, si se ven los partidos anteriores, podemos sacar varias conclusiones. El Espanyol fue goleado por el Real Madrid y el Villarreal, y recibió dos goles de la Real Sociedad (que a hasta ese partido no había logrado marcar y que solo ha sido capaz de meter, además de al Espanyol, al Granada, colista actual de la Liga). Por otro lado, el Depor ha metido en todas las jornadas menos la primera, incluyendo la goleada al Rayo o metiendo dos al Sporting en la que fue su única derrota. Es decir, que se juntaron los dos factores: parece que al Espanyol le cuesta defender si tienen delante a una delantera de media-buena calidad; el Depor, en cambio, tiene una clara progresión ascendente en el ataque.

Gran culpa de esta progresión es la aparición de Lucas Pérez y Luis Alberto juntos en el mismo once. Los que ya son llamados “la doble L” por Coruña, han arrasado esta jornada en su propio campo, como lo vienen haciendo las pasadas jornadas. Entran por las bandas y por el medio, con velocidad y precisión en el pase. A esto hay que añadirle la gran presión que hace el equipo en el medio campo y en la zona de ataque, recuperando el balón casi de forma inmediata cuando la pierden, manteniendo la posesión en campo contrario la mayor parte del partido. La puesta en punta de Oriol Riera ayudó a que “la doble L” tuviera mayor libertad a la hora de atacar, así como un referente en ataque. Fue el propio Oriol quien tuvo una clara ocasión mano a mano contra el portero, mandándola al larguero.

Por otro lado, hay que resaltar la figura de Diop, tanto para bien como para mal. El jugador del Espanyol tuvo una gran actuación, ayudando en defensa y colaborando en el ataque. Pero su buena actuación se vio tapada por dos entradas demasiado agresivas, en las que vio tarjeta y fue expulsado.

Con la seguridad que pueda aportar ver el juego de un equipo durante seis jornadas, la afición herculina muestra una gran ilusión ante este nuevo proyecto liderado por Víctor, donde se ve un claro cambio positivo de una temporada a otra, tanto por su juego como por los fichajes. Al Espanyol aún le falta algo de rodaje, sobretodo en defensa, pero no pinta nada mal para el equipo catalán, que dispone de una buena plantilla.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *