Pina, un trabajador nato

La posición del centrocampista defensivo es una de las más complejas del fútbol, la más dura y quizá la menos reconocida. Se cuentan con los dedos de una mano los jugadores que ocupan esta posición y están reconocidos como grandes futbolistas dentro del panorama futbolístico mundial. En cambio, a los jugadores de ataque o centrales que se les reconoce el trabajo los tenemos a montones. ¿Por qué ocurre esto? Es bien sencillo, porque es más vistoso y bonito en el fútbol celebrar goles o evitarlos que provocarlos o mantener un equilibrio defensivo estable.

Tomás Pina es la representación del trabajo, el sacrificio, la entrega, la lucha y otras tantas cosas que no caben en las siguientes líneas. Estas mismas características se asocian a futbolistas de renombre como Bastian Schweinsteiger, Xabi Alonso, Sergio Busquets o el propio Bruno Soriano. Todos ellos grandes creadores de juego, equilibristas del juego y piezas fundamentales en los sistemas defensivos de sus respectivos.

Pina, pese a no ser un futbolista tocado con la varita mágica de la clase, la excelencia o la calidad es un hombre que se ha creado un hueco en un equipo que premia con minutos labores como el trabajo o el sacrificio por encima del nombre. Sus condiciones físicas le privan de ser un jugador rápido, habilidoso y técnico, pero gracias a ello ha desarrollado y potenciado sus puntos fuertes como la fuerza, potencia física y contención de balón con su cuerpo.

Tomás es un futbolista que va en continuo crecimiento, desde sus inicios sabía de sus debilidades y la experiencia en la Primera División española le ha ayudado a crecer como jugador. Hoy es un futbolista que aporta mucho al juego ofensivo del equipo robando balones, presionando al rival y llegando al área con peligro. Su participación en el aspecto defensivo es aun más destacada, y quizá la que menos se valora. Pina, conocedor de su escasa velocidad, siempre está bien situado en el campo, se ofrece bien en la salida de balón, cierra los espacios defensivos a la perfección y roba más balones que nadie.

Por las condiciones de Tomás Pina es difícil que algún día llegue a ser un futbolista del calibre de los nombrados anteriormente o que simplemente sea un hombre destacado dentro de un plantel, pero no cabe duda que seguirá siendo un futbolista importante allá donde esté. Este es un un reconocimiento que merecen jugadores de este tipo que con mucho sacrificio, trabajo y esfuerzo llegan en silencio a ser hombres muy importantes para un vestuario y una afición como la del Villarreal.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *