El último adiós del mito blanco

La semana pasada todos los amantes del fútbol recibimos una triste noticia, Raúl González Blanco comunicaba que al finalizar la presente temporada con el New York Cosmos colgaría definitivamente las botas. Atrás dejaba 21 temporadas repletas de títulos, goles de todo tipo y sobre todo amor por este deporte. Schalke 04, Al-Sadd, New York Cosmos y sobre todo el Real Madrid tuvieron el privilegio de tener a sus servicio a un jugador diferente y trabajador para el equipo como el que más.

Siempre me acordaré de la frase que me dijo mi abuelo cuando le pregunté al enterarme de que Raúl había decidido retirarse lo que para él había sido este jugador, me dijo: “Raúl era esa tipo de jugador que todo equipo debería tener siempre, te daba goles, te abría huecos y siempre estaba en el sitio adecuado. Si no hubiera sido español hubiera ganado algún que otro balón de oro ya que siempre ha hecho méritos para ello.” Tras estas palabras me dí cuenta de que era más buen jugador de lo que yo creía ya que mi abuelo siempre se ha caracterizado por no ser muy simpatizante del club de la castellana.

Ejemplo de los valores que han hecho grande al Real Madrid, superación, carácter y no rendirse jamás. Ya lo dijo el mismo en la despedida que el club le organizó en el palco del Santiago Bernabéu: “La palabra rendición nunca ha estado en mi cabeza, porque para mí esto es el Real Madrid”. Desde su debut en “La Romareda” en la temporada 1994/1995 se vio que estábamos ante un jugador diferente que verdaderamente sentía la camiseta de este histórico club. El 7 siempre ha dado la cara, tanto en los buenos como en los malos momentos, su carácter de líder nato le hizo ser nombrado capitán y honrar como nadie ese brazalete.

Reconocido por allá donde ha ido, el histórico 7 se ha ganado el respeto de todos en todos los países que ha estado, tanto de aficionados como rivales por su máximo compromiso siempre que ha defendido la camiseta de los clubes en los que ha jugado. Jugadores como este quedan pocos ya, por eso darte las gracias Raúl, gracias por la dedicación que siempre has dedicado a este deporte y por la pasión con la que vivías cada partido ya que eso ha hecho que todo el que quiere este deporte al enterarse de tu despedida tuviera cierto sentimiento de nostalgia.

 

Foto de portada: Corazónblanco

“Decir que pagaron una entrada para ver a 22 mercenarios pegando patadas a un balón, es como decir que un violín es madera y tripa y Hamlet es solo papel y tinta”
(John Boynthon Priesley, escritor inglés)

“Aún necesito mejorar” (Ronaldinho Gaucho)

#ChampionsNeverRest

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *