Los horteras de Nervión

Visitar los aledaños de los campos de Ramón Cisneros Palacios, o lo que es lo mismo, la ciudad deportiva del Sevilla FC, es quedarte, cuanto menos, con la boca abierta. De los veintisiete jugadores que componen este año la plantilla nervionense no hay ni uno que llegue a los entrenamientos en un coche menor a los 20.000 euros. Y digo veinte por no quedarme corto. Si al menos dijéramos que hacen gala de un excelente gusto… pues otro gallo nos cantaría.

Siempre me he preguntado dónde está la razón para que el ser jugador de fútbol y tener sueldos millonarios vaya ligado al mal gusto y lo hortera. Si nos centramos en el primer equipo hay que reconocer que cada uno es de su padre y de su madre y provenientes de varios países y culturas. Hasta ahí bien. Pero el mal gusto es mal gusto en Nervión y en la India Oriental.

El presidente Castro trata por todos los medios que al menos, en lo que a la propia imagen del club se refiere, sus jugadores se ciñan a un canon cada vez más cercano al rancio sevillano. Y digo esto porque, por segunda temporada, la encargada de vestir a la plantilla es la firma sevillana Scalpers, fundada por Rafael Medina hace unos años y que se caracteriza por convertir en dandy al que se lo quiera creer. Pero el problema con los de Nervión es que ni por esas. Ahí tenemos si no a José Antonio Reyes, que aunque lleve una camiseta de cientos de euros parece que sea del charco la pava. Sin desmerecer, ojo. Pero yo me entiendo. O a Beto, que vale que sea portugués pero digo yo que en Portugal también hay gente con estilo. Y ¿dónde dejamos a Mariano, Inmobile o a Krychowiack y los neceseres de Gucci o Louis Vuitton?

Entiendo que para ciertos compromisos y desplazamientos tengan que hacer gala de uniformes, cuanto menos, poco acertados; véase el caso del que les facilita la firma deportiva New Balance en negro y amarillo, que yo sigo sin saber qué tienen qué ver esos colores con el Sevilla. O el blazer azul marino con polo blanco y pantalón beige que les pudimos ver en su viaje a Manchester, de la firma del Duque de Feria. Y mi pregunta es, si se consideran referentes en muchos temas, principalmente para los niños que los siguen, ¿cuántas ediciones de Cámbiame tendremos qué sufrir? En el fondo pienso que el fichaje de Fernando Llorente, al que su paso por Italia sí lo convirtió en todo un referente de estilo, ha sido para que se le pegue algo a los demás. Pero la mona, aunque se vista de seda…

Javier Soltero

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *