12 de 27

Esos son los puntos que tiene Valencia CF en el casillero de la Liga. Con este pobre bagaje, el equipo de Nuno está demostrando una indolencia impropia de una plantilla con capacidad para obtener mejores resultados.

La pretemporada ya vaticinaba, al menos, que el equipo no carburaba: se mostraba espeso, había mucha distancia entre líneas, y sobre todo una alarmante falta de gol. Pero están pasando los días, las semanas y los meses, y el entrenador valencianista no consigue solucionar esas dudas que pueden costarle muy caro a final de temporada si no consigue el objetivo de clasificarse para la Liga de Campeones.

Y evidentemente, la afición la ha tomado con el entrenador. Al principio por ser artífice de la marcha de Rufete y Salvo; y después, ya de forma más justificada, por los malos partidos realizados por el equipo.

POCOS PUNTOS, PEOR JUEGO

Siendo objetivos los pocos puntos en la clasificación liguera, lo que más preocupa es la imagen mostrada. Al Valencia le cuesta horrores crear fútbol desde el centro del campo. Parejo y Javi Fuego desde sus respectivas renovaciones no están dando el nivel que se espera de ellos; solamente las internadas de Feghouli o las arrancadas desde la medular de André Gomes, crean peligro a las defensas rivales. Cuando un equipo depende tanto de chispazos individuales para solventar los encuentros como tónica habitual, es que algo no se está haciendo bien.

Además no se presiona con la misma intensidad que el año pasado, donde el equipo mordía y robaba en zona de creación rival para salir con velocidad y sentenciar. Y si empezaba perdiendo, se tenía paciencia y tranquilidad para afrontar los encuentros sin venirse abajo a las primeras de cambio; este año, al mínimo revés, el equipo muestra una debilidad mental que le hace desconectar de los partidos. Y lo más preocupante es que el equipo, exceptuando Otamendi, es el mismo que el año pasado; da la sensación que ha involucionado y que todo lo que se construyó meses atrás se ha ido perdiendo por el camino.

CONSEGUIR UN GOL: UNA ODISEA

El tema del gol es otra historia. Es difícil de entender como delanteros de la talla de Negredo, Alcácer o Rodrigo, lleven muchos partidos sin ver puerta y fallando ocasiones clarísimas. El Valencia esta temporada no está pisando mucho el área, pero si las pocas oportunidades que tienen sus atacantes son erradas, ganar partidos es mucho más complicado. 8 goles a favor en 9 encuentros, es el paupérrimo bagaje de un equipo que aspira, como mínimo, a la cuarta plaza.

Nuno ha probado con todos las alineaciones posibles para buscar el gol perdido, pero ni con dos delanteros desde el inicio -Alcácer y Negredo-, el Valencia ha conseguido inquietar las metas rivales. Además el delantero vallecano parece inmerso en una cruzada contra el entrenador que le ha dejado fuera de los tres últimos encuentros. Otro debe más para Nuno, que no consigue que un jugador con tanto peso e importancia en el vestuario, rinda como es debido.

EL LASTRE DE JUGAR DOS COMPETIONES

La temporada pasada, el Valencia consiguió el récord de puntos en liga: 77, los mismos que el año del doblete. Nuno tenía tiempo para preparar bien los partidos de domingo a domingo puesto que no tenía competición europea. Los resultados están ahí, objetivamente nadie puede reprocharle la excelente campaña del equipo el curso pasado.

Pero este año y desde la previa de Champions, al técnico luso le está costando llevar con solvencia la dinámica de grupo. Jugar en Europa implica menos tiempo para que se pueda centrar en la mejoría del juego de su equipo, y lo está pagando. Su inexperiencia en estas lides hace que la afición vea su trabajo con recelo, ya que no consigue centrar al equipo para que compita de manera eficaz en ambas competiciones.

Mucho tienen que cambiar las sensaciones del equipo para que el público de Mestalla no la vuelva a tomar con el entrenador este sábado contra el Levante, y se antojan imprescindibles los tres puntos para no descolgarse de los puestos de arriba. Que sean 15 de 30 al acabar la jornada para calmar los ánimos.

Foto de portada: marca.com

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *