Soldado capitanea el submarino

Roberto Soldado saltó al terreno de juego en la segunda mitad del tiempo reglamentario para solventar una situación nada favorable para el conjunto español. Los futbolistas del Villarreal acababan de jugar uno de los peores primeros 45 minutos de toda la temporada ante un equipo muy inferior técnicamente hablando, el Dinamo Minsk.

Manu Trigueros debió asumir el rol en el centro del campo de organizador puro, pero no estuvo al nivel. Una vez más demostró que sin Bruno al lado es un jugador con muchas carencias. El papel que se le exige, por su veteranía, le queda bastante grande.  Junto a Manu, otros jugadores que partieron como titulares no mostraron su mejor versión: Castiilejo, García y Rukavina. Los dos primeros llegaron esta temporada y todavía no se acaban de coger a los mecanismos que maneja el Villarreal. Castillejo ha tenido más oportunidades que Samu y todavía se espera mucho de él. Samu, al que se le acaban las excusas, le está costando mostrar la versión más vertical y desbordante que ofreció en Málaga. Por contra, Rukavina lleva una temporada más en el club que sus compañeros y tampoco acaba de entender bien cuál es su papel en este equipo. Parte como suplente de Mario Gaspar y cuando sale deja serias dudas sobretodo cuando se trata de defender.

En el descanso del partido Marcelino tuvo tiempo suficiente para cambiar el rumbo de un partido que en ningún momento se puso de cara. Sacó a Roberto Soldado. Aun así el partido se puso mal, muy mal. El Villarreal encajó un gol en una jugada aislada del conjunto bielorruso. A partir de aquí, el Villarreal se puso las pilas y enseguida le dio la vuelta al marcador aunque costó más que sudor. Pese a los tres puntos que sacó el Villarreal en Borisov se debe hacer autocrítica y es que el conjunto que hace unas semanas era líder de la Liga BBVA está dejando unas sensaciones decepcionantes cuando el rival a batir es muy inferior a él. Una situación que tan solo el técnico puede y debe revertir.

El protagonista no fue otro que el fichaje estelar veraniego de Fernando Roig: Roberto Soldado. Desde su llegada ha aportado un aire distinto al equipo y se ha convertido en pieza clave del Villarreal. En los últimos partidos, el valenciano se ha reecontrado con el gol, una tarea pendiente que llevaba arastrando desde semanas atrás.

 

Foto portada: eldiario.es

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *