Tres puntos de inflexión en Balaídos

El Valencia ha reaccionado en forma de cinco tantos que han subido en el marcador de Balaídos frente a un Celta que siempre aflige al rival. Una victoria que, sin duda, el club necesitaba para suavizar el amargo sabor de una situación insostenible. Un triunfo que acerca al equipo a los puestos de arriba en la tabla y que ha mostrado la mejor versión ‘en bloque’ del conjunto, tras haber caído en Bélgica contra el Gent. Quizá se haya visto hoy el Valencia más efectivo de la temporada.

Pese a su ambición y a ser el equipo revelación de la temporada, los de Berizzo no han tenido hoy su tarde más acertada y esta ocasión ha facilitado las cosas al Valencia. La plantilla ché ha querido demostrar y convencer que merece vestir la elástica valencianista y ha ofrecido uno de sus partidos más dignos ante el césped de Vigo. Un recital que, como ha reconocido el capitán, “la afición se merecía”. Y no sólo es cuestión de merecer, sino de necesitar. El conjunto ha sabido dominar el encuentro y el resultado; brotes verdes de respiro dentro de la ardua asfixia.

Un ‘jogo bonito’ entre Parejo y Alcácer y una extraordinaria definición del delantero ha sumado el primer gol ché. No se ha hecho esperar el empate tras un cabezazo de Augusto Fernández, un nombre que sonó este verano en los aledaños de Mestalla. Tras una falta del Celta, el capitán taronja no titubeó en transformar el marcador a favor del Valencia con un lanzamiento impecable. Alcácer anotaba el 1-3 tras un error defensivo y minutos después, de nuevo, la sublime conexión Alcácer-Parejo permitía al de Coslada anotar el cuarto. Parecía terminado el partido cuando un soberbio Mustafi remataba con un testarazo el encuentro para endosar una manita al Celta. Todo el recital sucedía en conjunto con la actuación de un Jaume que ya acostumbra a brillar bajo los palos.

La victoria supone un punto de inflexión para la opinión pública. Aquellos que critican el brazalete, hoy homenajean a Dani Parejo, que ha sido clave en la medular. Los que cuestionan a Alcácer en cada encuentro, aunque escasos, hoy fijarían al de Torrent en cualquier once de Champions. E incluso, parte de aquellos que clamaban por la marcha de Nuno en el partido anterior, hoy creen que el luso merece una segunda oportunidad. Para gustos, colores. Pero algo evidente a los ojos ajenos sucederá cuando hasta los vigueses se atrevían con el ‘Nuno, vete ya’ a la media hora de empezar el partido.

Al margen de la victoria, parece que Nuno y sus adeptos quieran maquillar la situación de Negredo, como si quisieran hacer ver que sin el tiburón, también se puede golear. Pero en el clima se percibe que este argumento no convence, que el tiburón debe, como mínimo, sentarse en el banquillo de Mestalla. Cierto es, que el de Vallecas tiene a la afición en vilo esperando un rendimiento superior al que, hasta el momento, se ha visto en él. Pero es el tipo de jugador en el que nunca se acaba de perder la confianza. La afición está con Álvaro Negredo, y la plantilla, también.

Es por ello que la intransigencia de Nuno con el ariete se traduce más bien en una ‘pataleta’, como algunos califican. El entrenador no quiere que juegue y no le importa el ‘qué dirán’ por aparcar 30 millones de euros en el graderío. Tal vez aquí, la culpa resida en Singapur por dejar al portugués obrar a sus anchas con un criterio propio que tiene de todo menos el crédito de la afición. Pero esa cuestión se escapa del poder del valencianismo, pues Lim tiene patria y potestad para hacer y deshacer a su antojo, guste o no, es quien manda. Ahora bien, la afición tiene una doble misión; volver a exigir la piel y el sudor a quienes visten estos colores sobre el césped y demostrar una vez más que en cuestión de ilusión, el Valencia es inexpugnable.

En las buenas y en las malas, contigo Valencia.

Periodista deportiva, en proceso. Nunca se da por perdida una batalla. Teatro de los sueños, Avenida de Suecia.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.