Unzué, la labor de un gran segundo

Hoy hablamos de Juan Carlos Unzué, segundo entrenador del Fútbol Club Barcelona. Hermano de Eusebio Unzué, actual director del equipo ciclista Movistar Team y director del mítico ciclista español Miguel Induráin. Navarro, ex portero de varios equipos de primera división como Osasuna, Oviedo, Tenerife o Barça. Aunque en el equipo que más destacó fue en el Sevilla, donde permaneció siete temporadas rindiendo a un nivel extraordinario, allí acumuló un total de 222 partidos destacando sus reflejos y su envidiable juego de pies. Cualidad que luego inculcaría de una forma determinante en porteros como Víctor Valdés.

En referencia a su etapa como entrenador, Unzué tiene varios momentos cumbres hasta llegar a lo que es hoy, el segundo entrenador del equipo campeón del triplete. En la temporada 2003-2004 Frank Rijkaard llega al Camp Nou y nuestro protagonista se convierte en el entrenador de porteros, lugar que no abandona hasta 2010, acompañando en toda su etapa al míster holandés y al gran Pep Guardiola en sus inicios. De esta forma Unzué ejerce un rol fundamental, transformando a Valdés de un portero joven e inseguro a uno de los mejores del mundo. Teniendo en común las mismas habilidades más destacadas: los reflejos y el juego de pies. Son muchas las charlas que tienen ambos, trabajando técnicamente y psicológicamente con Víctor. El ex portero veía en él un diamante por pulir.

unzue y baldes

En el año 2010, tras sacarse el título nacional de entrenador, decide abandonar la disciplina culé, su motivo no es otro que el de empezar una etapa ilusionante como primer entrenador. El navarro recibe varias ofertas y decide empezar su andadura como míster en el Numancia. El equipo acaba en décima posición y tanto la directiva del equipo soriano como él deciden no continuar.  En 2011 (la temporada siguiente) regresa al puesto en el que estuvo 7 temporadas, entrenador de porteros del conjunto blaugrana. Carles Busquets (padre del actual ‘5’ blaugrana y ex portero culé) desempeñó su función en esa temporada 2010-2011. En 2012 le sale otra oportunidad como primer entrenador, esta vez en el Racing de Santander, aunque allí no llega ni a debutar debido a unos problemas con el contrato. En 2013 le surge la primera oportunidad de trabajar con Luis Enrique en el Celta de Vigo, donde ya ejerce la labor de segundo entrenador. Así llega la temporada pasada al puesto que ocupa actualmente.

lucho y unzue

En su etapa como segundo entrenador del Barça, Unzué ejerce un papel decisivo, sobre todo en el aspecto táctico. Se centra en el trabajo táctico del portero, de la defensa y del medio campo; dejando a Luis Enrique el trabajo táctico más ofensivo. También es vital sus conocimientos en las jugadas a balón parado, tanto en defensa como en ataque. De hecho, el equipo pasa de tener un punto débil en las jugadas estratégicas, a ser un equipo contunden en defensa y muy goleador en este aspecto. Por ejemplo el gol de Mathieu en Vigo para dar la victoria, también el francés en el último clásico o el remate de cabeza de Messi en Eibar. El que más ha aprovechado este punto fuerte ha sido Piqué, que sumó seis goles la temporada pasada. Las jugadas de Unzué lograron doce goles de pizarra a lo largo de la temporada del triplete, dato muy significativo si se compara con el de los últimos años.

Unzué y lucho

No es nada extraño ver a Luis Enrique sentado en el banquillo antes de un córner/falta a favor o en contra y sí ver a Unzué levantado dando indicaciones sobre las posiciones o movimientos a seguir por los jugadores culés. Muy pocas veces se tiene en cuenta y se valora mediáticamente la gran labor de los segundos entrenadores o en concreto de Juan Carlos Unzué. Aspecto que sí ha destacado varias veces Lucho en rueda de prensa. Mientras tanto, Unzué sigue trabajando sin hacer ruido, sin reconocimientos, a la sombra de un míster y un equipo campeón. En el que él tiene gran parte de responsabilidad.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *