Borussia 4 – 2 Sevilla FC. La cara B propicia el adiós a la Champions

El Sevilla FC se plantó en Alemania en busca de una victoria, para conseguir encauzar la clasificación para la Europa League, o de un empate que le permitiese mantener las opciones intactas, de cara a un último partido en el que certificar el pase a la competición europea menor. Para ello, Unai dispuso al once de gala, dentro de las limitaciones impuestas por las lesiones, que han mermado al equipo durante todo lo que se lleva disputado de temporada. Gameiro volvió a la punta de ataque y, por primera vez en la temporada, Krohn-Dehli formó en el centro del campo junto a Banega; una pareja con mucha calidad con la que Emery mostraba su intención de dominar el juego en el centro del campo.

El partido comenzó con una gran intensidad por parte de ambos equipos, con ocasiones para ambas escuadras y una muy clara para Konoplyanka, que delante del portero, en el área pequeña y solo, no acertó a mandar el balón a otra parte que no fueran las manos del guardameta suizo del Gladbach. A partir de ahí, justo cuando el sevillismo comenzaba a creer que se iba a ver la versión buena de los suyos, los nervionenses comenzaron a levantar el pie y bajar la intensidad en su juego. El Borussia conquistó el dominio en el centro del campo, consiguiendo apagar a Krohn-Dehli, que en ningún momento demostró estar a la altura de este equipo. Los alemanes, con su táctica de dos falsos delanteros, ni siquiera notaron la prematura baja por lesión del veloz Traorè, que se tuvo que retirar a los pocos minutos del comienzo por lesión. Ante la pasividad sevillista, que se mostró bien en ataque pero indolentes en defensa, el Borussia acribilló literalmente al equipo hispalense en la primera parte. En el minuto 29 de partido, un balón que no despeja bien el Sevilla lo utiliza la escuadra germana para colocar un pase certero al centro del área que Stindl recoge libre de marca para poner el 1-0 en el marcador. Y así se llegó al descanso; con un quiero y no puedo rojiblanco, que no atacaba bien y defendía peor y con un nivel de juego que bajaba cada minuto que pasaba para los jugadores de Unai Emery.

En la segunda parte, ambos equipos seguían con la misma actitud; el Borussia bombardeando la portería de Sergio Rico y el Sevilla tratando de achicar agua como podía y perdiendo un balón tras otro. En el minuto 68, el estadounidense Johnson marca el segundo. Los de Unai se vinieron abajo y perdieron toda capacidad de lucha. Al Sevilla no le salía nada y al Borussia, todo. Pero el fútbol siempre demuestra que, además de la calidad, es un juego de actitud. Con los brazos bajados, llegó el tercer tanto alemán, obra de Raffael, que lo buscó y mereció durante todo el partido. A partir de aquí llegó la reacción sevillista, que consiguió marcar un tanto de bellísima factura gracias a un remate de Vitolo en el área pequeña, que de un toque elegante consiguió elevar el balón para superar al portero local. Pareció por un segundo que la reacción visitante llegaría, pero todo fue un espejismo. Un equipo que no sabe defender no puede aspirar a ganar un partido ante unos jugadores que no paran de correr, presionar y luchar como si la vida les fuera en ello. En estas llegó el cuarto del Borussia; cómo no, de excelente disparo desde fuera del área y obra de Stindl, que en el minuto 83 puso el cuarto gol alemán para cerrar un marcador que él mismo abrió. Sin embargo, aún habría tiempo para otro gol sevillista. Penalti cometido sobre Krychowiak que transformó Banega.

Derrota que significa el adiós sevillista a la Champions League. Derrota que significa caer al último puesto del grupo y, a falta de un partido, tener muy complicada la clasificación para la Europa League. Para conseguirlo, tendría que vencer a la Juventus en la última jornada y esperar que el Manchester City hiciera lo propio con el Borussia. Al menos los sevillistas podrán disfrutar un último partido de Champions en Nervión, ya que por la pinta que tiene el equipo… no parece que el año que viene se vaya a repetir la experiencia.


FICHA TÉCNICA

Borussia Mönchengladbach (4): Sommer, Christensen, Nordtveit, Dahoud (Schulz, m. 79), Raffael, Stindl, Traoré (Drmic, m. 14), Wendt, Johnson (Elvedi, m. 86), Korb y Xhaka.

Sevilla FC (2): Sergio Rico, Coke (Mariano, m. 82), Rami, Kolodziejczak, Tremoulinas, Krychowiak, Éver Banega, Krohn-Dehli (N’Zonzi, m. 63), Vitolo, Konoplyanka y Kevin Gameiro (Fernando Llorente, m. 75).

Goles: 1-0, minuto 28: Stindl. 2-0, minuto 67: Johnson. 3-0, minuto 78: Raffael. 3-1, minuto 81: Vitolo. 4-1, minuto 83: Stindl. 4-2, minuto 91: Éver Banega, de penalti.

Árbitro: Damir Skomina, esloveno. Amarillas para Éver Banega, Dahoud y Drmic.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *